Una tímida reapertura de las tiendas

Una tímida reapertura de las tiendas

Una tímida reapertura de las tiendas anima a la ciudadanía. La calle registra una nueva realidad. Un hombre mayor camina pidiéndole a la gente que no respire aire.

Al enrarecimiento que acumula el tiempo enquistándose en los barrios se le están sumando unos cuantos brotes de esperanza. La gente, en la cola de la panadería, está de mejor humor que la semana pasada.

EN LA CAFETERIA

“Es fantástico que abran, ¡aquí siempre venimos las amigas!”, exclama una señora

El inicio de la fase 0 de la desescalada no está suponiendo una oleada de reaperturas de tiendas y bares. Las medidas de seguridad obligatorias son muy severas.

Los restaurantes sólo pueden servir comida para llevar, las tiendas han de atender a los clientes uno a uno, has de pedir cita previa… Y la verdad es que los autónomos y los empresarios no tienen claro qué pueden hacer.

Este nuevo punto de inflexión sí que está trayendo un nuevo panorama urbano menos apocalíptico que el de la semana pasada. Además, muchos aún se preparan para levantar de nuevo la persiana esta semana.

EN LA PELUQUERÍA

“No tengo nada que hacer, pero necesitaba hacer esto, ¡volver a ser yo!”, dice un joven

Las peluquerías son los negocios más boyantes de la reapertura, las de señoras de toda la vida y las de barbudos muy modernos. En unas y otras ya no hay modo de coger cita hasta dentro de un par de semanas.

Muchas peluquerías no tendrán más remedio que cerrar. Otras han podido levantar el ERTE a sus empleados. Y tras cada servicio las peluquerías lo desinfectan todo.

En la tienda de ropa

“La gente está pidiendo hora porque quiere estar guapa otra vez”, dice una dependienta

Un 10% de las tiendas levantan la persiana.

Según Barcelona Comerç, las restricciones y los requerimientos de seguridad están obligando a muchos establecimientos a posponer hasta avanzada la semana su vuelta a la actividad.

El pequeño comercio de la ciudad prevé que se podría llegar al 20% de establecimientos que levanten de nuevo su persiana. La gente está pidiendo hora, haciendo sus reservas…

En la nueva realidad todo es muy extraño, pero hay gente que tiene ganas de ponerse guapa, a ver si se nota la llegada del calor.

Fuente: La Vanguardia

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario