Todo lo que debes saber antes de volver a utilizar el coche tras el confinamiento por el coronavirus

Todo lo que debes saber antes de volver a utilizar el coche tras el confinamiento por el coronavirus

Dos meses o más sin utilizar el coche prácticamente requieren que le prestemos un poco de atención para evitar riesgos. Una revisión merece la pena antes de volver a la carretera.

Semanas, incluso más de un mes, sin mover el coche tiene sus riesgos. Los avisados o cuidadosos habrán tenido la prudencia de sacar el coche de vez en cuando durante el confinamiento por el coronavirus o por lo menos arrancarlo.

Para todos, pero particularmente para los que no se han preocupado, estos son los elementos a tener en cuenta antes de volver a la carretera:

  • Fugas: antes de arrancar el motor del coche conviene mirar debajo o abrir el capó y tratar de detectar posibles fugas de fluidos como refrigerante, aceite o combustible. En caso de encontrar alguna, deberemos rellenar el depósito para que el coche no se ponga a funcionar sin el debido nivel de este componente.
  • Batería: Uno de los más habituales problemas con los vehículos. Antes de poner el contacto para arrancar se tienen que apagar todos los sistemas (luces, ventilador, equipos de sonido, luces interiores, etc…) y después accionar la puesta en marcha con el embrague pisado a fondo, para que el motor de arranque no necesite arrastrar los engranajes del cambio.
  • Fugas en marcha: Una vez arrancado el motor lo ideal es bajarnos del vehículo y, de nuevo, revisar el motor y los depósitos para cerciorarnos de que no se están produciendo fugas. Los conductos de combustible de goma se suelen agrietar y es posible que aparezcan fugas, sobre todo si el coche tiene ya algunos años. También conviene comprobar el aire acondicionado.
  • Ralentí: Tras arrancar y revisar, antes de iniciar la marcha, deberíamos dejar el motor al ralentí unos minutos, para que motor y el cambio cojan temperatura y que el aceite circule y lubrique todo el circuito con el coche en punto muerto.
  • Sistemas hidráulicos: Durante ese tiempo se puede pisar el freno y el embrague para que “se despierten”. Girar la dirección con suavidad para que también circule el fluido del circuito de servodirección.
  • Luces: Comprobar que todas las luces e indicadores del coche funcionan perfectamente. Gasolinera: Puede ser necesario repostar, pero no conviene comprobar la presión de los neumáticos.
  • Marcha: Lo mejor es que al menos el motor funcione durante 45 minutos para que todos los sistemas tomen la temperatura adecuada, los fluidos circulen y los diferentes órganos y juntas trabajen el tiempo suficiente para recuperar el total de su operatividad.

Fuente: Antena3 Noticias

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario