El miedo a las aglomeraciones dispara la reserva de chalés con piscina para las vacaciones

El miedo a las aglomeraciones dispara la reserva de chalés con piscina para las vacaciones

Las empresas dedicadas al alquiler vacacional de viviendas están recibiendo una «avalancha de reservas» para estas vacaciones de verano. La crisis del coronavirus ha disparado la demanda de villas aisladas con piscinas privadas. Los turistas buscan este año huir de las grandes aglomeraciones. Por eso, la seguridad y la  tranquilidad se han convertido en requisitos indispensables a la hora de elegir el alojamiento. PUBLICIDAD

En la empresa de Francesca Sánchez no han parado de recibir llamadas en toda la semana. Llevan 14 años dedicándose al alquiler vacacional y creen que con la crisis del coronavirus va a llegar «la época dorada del sector, que siempre se ha frivolizado tanto». De un día para otro han notado un aumento sustancial de personas interesadas en alquilar viviendas vacacionales: «la demanda de villas aisladas con piscinas privadas es lo que va a salvar la temporada, las familias buscan tener un espacio propio y seguro para pasar sus vacaciones. Por eso, hemos extremado el protocolo de desinfección y damos a los turistas todo lo que necesitan para que se sientan seguros», explica Francesca, responsable de HomeHolidaysRentals.

Los turistas buscan huir de las grandes aglomeraciones

Según nos explica Francesca, las propiedades que más van a sufrir son los apartamentos turísticos. Aunque estén a primera línea de mar, las familias prefieren optar por los chalets. Además, aunque las villas de costa siguen siendo la estrella del verano, ha crecido mucho la demanda por la casa rural, «por la montaña, por la conexión con la naturaleza».

Los turistas buscan poder viajar con garantías y en ese sentido las empresas han tenido que movilizarse muy rápido para poderlas ofrecer en cada estancia: «nos ha venido todo de golpe, en apenas dos semanas ha habido unos cambios de legislación muy repentinos que nos ha impedido hacer previsiones. Hemos pasado de dar por hecho que la temporada estaba perdida a empezar a tener reservas en plena temporada alta. Estamos gestionando unas 130 propiedades en el Maresme y aunque no creo que tengamos beneficios sí creo que vamos a poder sostener los ingresos básicos».

«La demanda de villas aisladas con piscinas privadas es lo que va a salvar la temporada, las familias buscan tener un espacio propio y seguro para pasar sus vacaciones»

En la mayoría de empresas de alquiler vacacional se han mantenido las reservas internacionales que se hicieron antes del COVID-19. Sin embargo, lo realmente llamativo ha sido el aumento de demanda de turista español: «nosotros ya desde el año pasado empezamos a enfocarnos al turismo nacional, no queríamos depender del internacional precisamente por si algún día podía haber algún problema de fronteras o restricciones. El año pasado ya el 25% de reservas que tuvimos fue de españoles, este año el porcentaje es todavía mucho más elevado», explica Francesca. 

La pandemia ha cogido desprevenido al sector turístico y ha cambiado de un día para otro la forma de viajar. «Parecía que el turismo era un sector inmune a cualquier crisis y nos hemos dado cuenta de que no. La temporada 2020 pasará a la historia como la época de la incertidumbre», asegura Francesca. Por eso, para su empresa, este confinamiento ha sido una oportunidad para plantear nuevas posibilidades y reinventarse.  

Más propietarios interesados en alquilar su vivienda habitual

Por otro lado, la crisis del coronavirus también ha provocado que muchas personas se vean obligadas a alquilar su vivienda habitual para conseguir ingresos. Según Francesca Sánchez, a raíz de la pandemia ha aumentado el número de personas que se han visto en la necesidad de poner a alquiler sus casas: «la gente alquila porque necesita el dinero y no pueden esperar al año siguiente. Esta alternativa está ayudado a muchas familias a seguir hacia adelante para poder conservar sus propiedades». 

La gente alquila porque necesita el dinero y no pueden esperar al año siguiente. Esta alternativa está ayudado a muchas familias a seguir hacia adelante para poder conservar sus propiedades.

El coronavirus ha provocado también un fuerte impacto económico y algunas familias han optado por esta opción: «ya la primera crisis inmobiliaria salvó a muchas familias. Al final convierten la propiedad en un medio para poder subsistir», añade Francesca. 

Fuente: Nius Diario

Por | 2020-06-19T09:41:05+00:00 19/06/2020|Hostelería|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario