Un sobre anónimo con dinero

Un sobre anónimo con dinero

Les hacen un simpa y al día siguiente reciben un sobre anónimo con dinero.

En 10 años de historia alguien ha decidido que no valemos ni un euro, que no somos dignos de pagar el precio acordado a la hora de hacer una comanda. Estamos tristes, muy tristes.

Así se sentían Isaac Gómez y Aina Gabriel, los gerentes del restaurante Capicua situado en Cerdanyola del Vallès, cuando el primer día que abrieron su negocio tras tres duros meses de confinamiento unos clientes decidieron hacerles un “simpa”.

Era la primera comanda que atendían desde que el pasado martes el Ayuntamiento de Cerdanyola les permitió colocar dos mesas en la terraza, de las cuales no disponían antes de la crisis sanitaria.

La comanda

La comanda estaba compuesta por un entrecot, un bistec y cuatro refrescos y sumaba un total de 45,20 euros. 

La habían pedido unos chicos jóvenes, quienes aprovecharon un momento en que el camarero entró en local y la poca visibilidad que ofrecía la noche para irse.

Lo que nos molestó no fue perder ese dinero, cualquiera que tenga un negocio sabe que se trata de una cifra asumible, sino la falta de respeto hacia nuestro trabajo.

Explicaba Isaac Gómez a Comer, quien asegura que fue tal el disgusto que no dudaron en compartir la experiencia en sus redes sociales.

La filosofía del restaurante de Isaac y Aina es ofrecer un producto de calidad, a buen precio y de la mayor proximidad posible.

El local del que disponen no es demasiado espacioso, cuentan con 11 mesas en el interior de las cuales solo pueden usar 7 debido a la limitación de aforo permitida en la fase actual.

Tampoco acumulan muchos seguidores en sus redes sociales, pero el post que publicaron en Instagram explicando la desagradable experiencia del ‘simpa’ consiguió muchas interacciones.

“De hecho tuvo muchos más likes y comentarios de lo que suelen tener nuestras publicaciones” – añadía Isaac Gómez.

Sobre con dinero

Al día siguiente cuando estaban recogiendo una de las mesas que habían atendido esa noche encontraron un obsequio inesperado.

Escondido en una de las sillas había un sobre con la cantidad de dinero que habían perdido el día anterior y con un mensaje que decía “Esto lo remontaremos entre todos. Os merecéis lo mejor. ¡Muchos ánimos!”.

El sobre era anónimo, pero las personas que ocuparon esa mesa habían llamado para hacer la reserva, así que Isaac y Aina pudieron darles las gracias por el gesto.

Fuente: La Vanguardia

Por | 2020-06-17T15:16:47+00:00 17/06/2020|Hostelería|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario