Un negocio de miedo

Un negocio de miedo

Ante tal situación y ante el número de contagios que se están produciendo en todo el mundo, ha generado un negocio de miedo en todo lo que tiene que ver con la higiene.

Es normal que la gente de a pie no considere ninguna broma el tema y pretenda seguir ahora un mayor plan de higiene de manos.

Este es el negocio que se está convirtiendo en el producto más demandado de las últimas fechas: el gel hidroalcohólico, que compite cuerpo a cuerpo con las mascarillas por ocupar el puesto de producto más vendido en el ranking de útiles para evitar el contagio del Coronavirus.

Agotadas las existencias de geles comerciales, por ponerles un nombre, muchas farmacias de Albacete y de otros puntos de España se están viendo obligadas a ser ellas las que fabriquen dicho gel hidroalcohólico.

Es un negocio de miedo que pueden hacer perfectamente aquellas que elaboren fórmulas y los cuales son perfectamente válidos e igual de eficientes, o más, que los que se venden bajo una marca comercial.

Ha sido precisamente uno de estos geles de elaboración propia comprado en una farmacia de Albacete el que ha hecho sentirse ofendidos por su precio a varios ciudadanos de Albacete.

Los vecinos consultan fuentes fidedignas para saber si el precio pagado podría entrar dentro de la ‘normalidad’ o por el contrario, podría estar por encima de lo que sería un precio medio.

Desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Albacete, indican que es muy complicado saber qué es un precio normal, ya que para sacar el precio final del producto, como es lógico.

Hay que aplicarle todos los gastos derivados de su elaboración y añadirle los honorarios del farmacéutico, dependiendo por tanto el precio final del precio al que el farmacéutico compre la materia prima.

La vorágine desatada por el Coronavirus también está haciendo que los principios activos con los que los farmacéuticos han de elaborar dichas fórmulas se vean encarecidos desde el primer eslabón de la cadena.

Desde el Colegio de Farmacéuticos también indican que el producto que ha hecho sentirse ofendidos por su precio a varios albaceteños, es de una calidad superior a los geles que se podrían catalogar como normales.

Desde el Colegio de Farmacéuticos declinan, como es lógico, realizar una valoración al respecto de si ese precio de 19 euros está bien aplicado o no.

Los colegiados transmiten que en sus instalaciones existe un servicio al que puede acudir cualquier persona que quiera hacerles llegar cualquier tipo de queja acerca de alguna farmacia de Albacete y provincia.

Con la ley de la oferta y la demanda en la mano, el consumidor es el que debe valorar si esos 19 euros le parecen, caros o baratos y estar en su derecho de si se los piden, comprar el producto o no.

Fuente: El digital de Albacete

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario