¿Cómo superar un concurso de acreedores?

¿Cómo superar un concurso de acreedores?

Muchas empresas insolventes, se enfrentan al reto de superar un concurso de acreedores, pero en su gran mayoría no disponen de toda la información para poder prepararlo correctamente.

concurso

Las vías son diferentes, pero una buena planificación previa, supondrá un paso adelante para conseguir mantener con vida la sociedad.

¿Cómo superar un concurso de acreedores?

El concurso de acreedores es un procedimiento jurídico destinado a solventar los problemas de insolvencia y falta de liquidez de un negocio.

A través de este procedimiento se persigue, por una parte que los acreedores puedan recibir los pagos pertinentes y por otro, una búsqueda de soluciones para conseguir la continuidad del negocio y evitar la quiebra de la entidad.

Este procedimiento, puede ser aplicable tanto a las personas físicas (Ley de Segunda Oportunidad) como a las personas jurídicas, ya sean Pymes o grandes empresas.

La ley concursal, establece dos vías para superar el procedimiento concursal, una de ellas es la vía del convenio y la otra es la liquidación.

Convenio de acreedores

Preconcurso de acreedores

El preconcurso de acreedores, es el primer paso que se da dentro del proceso concursal y consiste en comunicar al juzgado de lo mercantil la declaración del concurso.

En esta declaración, se manifiesta la existencia de negociaciones con los acreedores en las que se búsqueda de acuerdos para la reestructuración de las deudas de la compañía.

La estadística nos dice, que hay muy pocos preconcursos que se aprueben dentro de este procedimiento y esto, guarda una estrecha relación con el hecho de que, normalmente, las empresas que acuden a un concurso de acreedores, no han negociado previamente los términos del mismo.

Esto es lo que se denomina convenios anticipados, convenios que han sido negociados antes de acudir al procedimiento concursal.

Los acuerdos de reestructuración de deudas

Estos convenios de acreedores, tienen dos tipos de negociaciones:

  • Quitas

Se llegan a acuerdos para reducir parte de la deuda pendiente.

  • Esperas

En esta negociación se busca alcanzar acuerdos que permitan nuevos aplazamientos de las deudas.

Estas negociaciones que se hacen con carácter previo, es lo que permite que una vez que se acuda al procedimiento concursal, se arrastren los efectos de este convenio, al resto de los acreedores a través de su aprobación en junta o bien por una aprobación que se hace por escrito en sede judicial.

Liquidación concursal

En cambio las empresas que acuden al procedimiento concursal sin haber negociado previamente estos convenios, cuando presentan la propuesta a sus acreedores en el procedimiento, normalmente encuentran un fracaso de esa negociación porque ya se encuentran inmersas en el procedimiento concursal.

Frente a esto la alternativa es la liquidación. La liquidación no tiene que entenderse necesariamente como un cese de actividad.

La liquidación concursal lo que supone es la venta de todo lo que hay y esa venta se puede hacer como venta de empresa en su conjunto.

Ahí es donde en la práctica, la mayoría de las empresas que logran reestructurarse, a través de un procedimiento concursal, utilizan esta vía, la vía de la liquidación a través de lo que denominamos la venta de la unidad productiva.

Esto consiste en identificar la viabilidad del negocio y adquirirlo en sede concursal por este cauce de liquidación. Lo que se hace es transmitir el negocio en su conjunto o una parte del negocio a una nueva sociedad que sin asumir las deudas de la empresa anterior, logra mantener de esta manera la viabilidad del negocio y mantener el empleo.

Carlos Pavón Neira, del despacho profesional Gaula Abogados, nos explica cómo podemos superar un concurso de acreedores.

Por | 2017-12-14T12:29:52+00:00 14/12/2017|Reestructuraciones e Insolvencias|0 Comments

Sobre el autor:

Gaula Abogados
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.

Dejar un comentario