Si las clases pudieran darse en las terrazas

Si las clases pudieran darse en las terrazas

Si un país tiene antes un plan para ordenar sus playas y terrazas que su sistema educativo, algo no va demasiado bien. Si las clases pudieran darse en las terrazas de los bares estaría todo resuelto.

Sigue sin haber protocolos claros para la reapertura de los colegios.

A medida que ha ido avanzando el desconfinamiento, cada vez más voces han mostrado su preocupación por las importantes desigualdades educativas.

La prisa que se han dado las administraciones públicas para garantizar la reapertura de comercios contrasta con la falta de acuerdo en materia educativa.

La reorganización de los centros para garantizar el derecho a la enseñanza durante la pandemia sigue siendo una incógnita. Y teniendo en cuenta que ya estamos en junio, no solo vamos tarde para este curso, también

Los profesores a los que pregunté no sabían si echarse a reír o a llorar cuando oyeron a la ministra de EducaciónIsabel Celaá, pedir a los centros que encontrasen el modo de que no haya más de 15 alumnos por clase.

Imaginación es lo que van a tener que echarle el Gobierno y las comunidades autónomas para encontrar los 7.000 millones de euros que harían falta para garantizar las nuevas medidas sanitarias en el aula.

Para mantener dos metros entre pupitres, además de reacondicionar los espacios, hay que reforzar las plantillas de docentes ante el posible desdoble de grupos.

Hasta 165.000 profesores calcula CCOO que harían falta si hay que compaginar las clases online con las presenciales. Lo que hace falta para volver a las aulas de forma segura son más recursos y más liderazgo.

Volver con normalidad

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dijo este jueves en el pleno regional que si Madrid pasa a la fase 2 el lunes, “los alumnos de Primaria ya van a poder volver con normalidad a clase”.

Obviamente, no habrá ninguna normalidad en los colegios madrileños en la fase 2. Ni en la 3 tampoco. La Consejería de Educación se encargó de aclararlo más tarde, ante el desconcierto.

Los colegios que abran las puertas el lunes 8 en la capital lo harán para que puedan volver ‘voluntariamente’ solo los alumnos de Primaria en los que han detectado problemas de aprendizaje.

Faltan recursos

Los profesores se sienten indefensos ante la falta de apoyo y directrices claras, y los padres viven demasiado preocupados por cómo de seguras serán las condiciones de la vuelta como para exigirla ya.

Lo que queda cada vez más claro es que no va a haber una vuelta a clase real. Habilitar unas actividades voluntarias de refuerzo para unos pocos alumnos no es una vuelta al cole real.

Es más bien una medida de maquillaje político para poder decir que se han abierto los centros educativos a 15 días de que acabe el curso. Y sin planes claros para la vuelta en septiembre.

A lo mejor lo que podíamos imaginarnos es un país que pusiera la educación entre sus verdaderas prioridades.

Fuente: El Confidencial

Por | 2020-06-08T13:46:36+00:00 08/06/2020|Educación|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario