Revisión en los bienes gananciales

Revisión en los bienes gananciales

Dos sentencias del Tribunal Supremo revisan la jurisprudencia sobre bienes gananciales en los procesos de divorcio. En Rosetta Advisor puedes encontrar a tu despacho profesional especializado en todas las áreas de práctica, sectores y subsectores.

El Tribunal Supremo (TS) ha efectuado una revisión de la jurisprudencia aplicada hasta ahora en los procesos legales de divorcio cuando entre los cónyuges hay régimen de bienes gananciales, de manera que las propiedades que haya pagado un cónyuge con su dinero serán suyas y tendrá derecho al reembolso.

Las dos resoluciones

Según dos resoluciones emitidas recientemente por la Sala de lo Civil del Alto Tribunal, el contrayente que haya adquirido con sus bienes privativos (o con fondos propios, con su dinero) un bien mueble o inmueble tendrá derecho a quedárselo o al reembolso, en su caso, tras la separación legal.

De esta forma, el Tribunal Supremo ha desautorizado a las audiencias provinciales, que consideraban por defecto como bienes gananciales todas las posesiones adquiridas mientras durase el matrimonio. El TS estima, en cambio, que son bienes gananciales los adquiridos “conjuntamente por los esposos cuando consta la voluntad de ambos de atribuir carácter ganancial a ese bien, pero en tal caso, si se prueba que para la compra se han empleado fondos privativos, el cónyuge titular del dinero tiene derecho a que se le reintegre el importe” una vez la pareja haya roto su relación. Tiene, por tanto, derecho al reembolso, si lo reclama.

Por el contrario, la declaración de un solo cónyuge de que adquiere como bien ganancial un bien mueble o inmueble “no es suficiente para que el bien tenga ese carácter, de modo que si se prueba el carácter privado del dinero empleado, el bien será privativo”.

Aclaraciones

Dicha jurisprudencia rige para todos los bienes, tanto muebles como inmuebles, y aclara que, en caso de haber heredado una propiedad durante el matrimonio, dicha propiedad será solo de quien la haya heredado. La sentencia también determina que “es imprescindible el común acuerdo de los cónyuges con independencia del origen de los fondos para atribuir carácter de ganancial a un bien comprado por el matrimonio durante la vigencia de la sociedad de gananciales”.

La resolución del TS tiene una gran relevancia, dado que el Instituto Nacional de Estadística (INE) cifra en 96.824 los divorcios registrados en un año en España, una cifra que se eleva a 101.000 si se le añaden las nulidades y las separaciones.

Dejar un comentario