Isabel Celaá cede a la presión de las comunidades y les permite «flexibilizar» el número de alumnos por profesor el próximo curso

Isabel Celaá cede a la presión de las comunidades y les permite «flexibilizar» el número de alumnos por profesor el próximo curso

Remite un nuevo protocolo de seguridad a las autonomías en el que también rebaja la edad de los niños integrantes de los «grupos burbuja» de los 10 a los ocho años

La ministra Isabel Celaá, en el Congreso.
La ministra Isabel Celaá, en el Congreso. IGNACIO GIL

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha cedido a la presión de las comunidades autónomas y finalmente ha permitido que sean ellas las que fijen el número de alumnos a cargo de un profesor el próximo curso. La intención del Gobierno era que en Infantil y Primaria se establecieran «grupos estables de convivencia» de entre 15 y 20 niños a cargo de un adulto. Pero hasta nueve regiones -incluidas las socialistas Aragón, Baleares y Castilla-La Mancha– se mostraron en contra de las medidas del Gobierno para prevenir posibles contagios del coronavirus en las aulas y dijeron que iban a aplicar sus propias ratios.

Celaá ha terminado de retocar junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, el protocolo con las medidas sanitarias y de seguridad que se aplicará a partir de septiembre. El borrador se lo presentó el pasado día 11 a los consejeros educativos en la Conferencia Sectorial de Educación. La mayoría recelaron de las propuestas, sobre todo de las ratios y de la obligación de mantener una distancia interpersonal de 1,5 metros entre las personas. La ministra se ha mantenido firme en esta separación, que seguirá siendo de 1,5 metros como se establece por real decreto. Ésta es, en realidad, la única medida que tienen que obedecer las comunidades autónomas. El resto son meras recomendaciones.

En el caso de Infantil y Primaria, el protocolo dice que se podrá optar por la alternativa de establecer «grupos estables de convivencia» de entre 15 y 20 alumnos, cuyos integrantes podrían interactuar sin necesidad de mantener la distancia interpersonal, y evitando el contacto con otros grupos, lo que permitiría también facilitar el rastreo en caso de contagio.

El texto recomienda esta opción preferentemente para alumnos de Infantil y de 1º y 2º de Primaria, «dado que a esas edades es complicado mantener la distancia de seguridad«. En el borrador anterior lo extendía hasta 4º de Primaria. Ahora rebaja la edad con el fin de darle un respiro a las comunidades autónomas, que se quejan de que no tienen capacidad logística ni profesores suficientes para establecer grupos más pequeños.

También cede cuando establece que las consejerías de Educación «podrán flexibilizar el máximo del alumnado para formar estos grupos, siempre que la autoridad sanitaria de dicha comunidad autónoma lo autorice». En otras palabras, expresa que los colegios podrán hacer grupos de 15, de 20, de 25 o de 28 y dejar las aulas exactamente como estaban antes de la pandemia.

En la planificación de la vuelta al colegio hay un pulso entre el Gobierno y los responsables educativos de las comunidades autónomas. El primero quiere extremar la seguridad en las aulas para evitar posibles rebrotes, pero los segundos esgrimen que no pueden desdoblar las clases porque no tienen dinero para contratar a tantos profesores. El presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, llegó a decir que el plan de Celaá era «inviable» e «imposible de cumplir» y anunció que iba a fijar sus propias ratios de 23 alumnos por aula hasta los ocho años. También descartó el uso de mascarillas.

En cuanto a las mascarillas, el uso no será obligatorio ni para los alumnos de Infantil ni para los de Primaria, siempre y cuando estén dentro de un «grupo burbuja». Si no están en ese grupo, sí lo será si no pueden mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros. A partir de Secundaria, igualmente es obligatorio su uso si no pueden mantener esa separación.

A partir de los seis años, será también obligado el uso en el transporte escolar.

Para los profesores, el protocolo recomienda «su uso obligatorio» siempre que no se pueda mantener la distancia de seguridad. Los tutores de Infantil y Primaria podrán prescindir de ellas cuando se encuentren dentro de su grupo de convivencia estable. El documento recomienda, de manera general, llevar mascarillas de tipo higiénico y, siempre que sea posible, reutilizables.

Fuente: El Mundo

Por | 2020-06-24T10:41:33+00:00 24/06/2020|Educación|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario