«Ojalá que cuando esto pase la gente siga acordadándose del pequeño comercio»

«Ojalá que cuando esto pase la gente siga acordadándose del pequeño comercio»

«Ojalá cuando todo esto pase la gente se acuerde del pequeño comercio que estamos al pie del cañón para atenderles»,

es la reflexión y el deseo de Cristina Rebellón, regenta junto a su madre una pequeña tienda de alimentación en la calle Doctrinos de la capital, El Huerto de Baudilio, que sigue atendiendo a sus clientes los siete días de la semana durante esta situción de crisis.

El comercio de barrio y proximidad se está demostrando imprescindible desde que comenzara esta crisi del coronavirus, mantinene abiertas sus puertas para atender a sus clientes de toda la vida pero, también, a muchos que se han acercado por promera vez para evitar las aglomeraciones de las grandes superficies.

Es el caso de Cristina, y de Mari, su madre, han decidido acudir cada día una a atender el negocio, para evitar estar juntas, agradece el buen hacer de sus clientes que ya desde antes de entrar en vigor el Real Decreto esperan pacientemente a las puertas de la tienda y sólo acceden de uno en uno al interior.

Tras las primeros días de desconcierto reconoce que la actividad se ha normalizado, ahora la gente acude a comprar lo necesario para dos o tres días como antes de la llegada del Covid-19. Sólo espera que nadie se olvide de ellos cuando esta pesadilla acabe.

Por | 2020-04-06T11:57:50+00:00 06/04/2020|Comercio al por menor|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario