Los niños y el coronavirus

Los niños y el coronavirus

Los niños son extremadamente resilientes, y en general están bien.

Los niños y el coronavirus se llevan mejor que los adultos. Es evidente que puede haber excepciones y que por descontado los padres se fijan en las cosas negativas que detectan en casa.

Las circunstancias en las que están encerrados, aunque no son óptimas, no son necesariamente dramáticas (guerra, catástrofe natural).

Los padres dicen que están irritables, nerviosos, tristes, retraídos, con trastornos de sueño.

Los mayores expresan ciertos miedos o el miedo al futuro si en casa se discute abiertamente el impacto socioeconómico que esta crisis pueda tener en la familia.

Llevamos poco tiempo encerrados, y debemos preocuparnos más en identificar aquellos inicios de trastornos que quizás a medio o largo plazo pueden tener consecuencias psicológicas más importantes.

En España no se pensó demasiado en los niños en el estado de emergencia.

Al no ser estos población activa, no entraron en las normas que contemplaban las excepciones al confinamiento. Y, España ha sido uno de los países más severamente afectados por la crisis de la Covid.

Los niños no eran considerados posibles pacientes de riesgo pero si posibles transmisores, lo que aconsejaba prudencia. En la toma de decisiones, siempre ha primado el bien común.

En la emergencia de salud pública, los más vulnerables no están siendo los niños, sino los ancianos y enfermos crónicos. Esto explica quizás que se les haya prestado menos atención a los niños.

Sabemos que los niños pueden infectarse, y que posiblemente desarrollan sintomatología clínica con menor frecuencia que los adultos. Sabemos que en otros virus, el rol de transmisión es mayor que el de los adultos.

A partir del 27 de abril ya podrán salir un rato.

Los niños tendrán las mismas medidas que se pide a los adultos actualmente cuando salimos:

  • Prudencia.
  • Salidas cortas y no muy distantes del núcleo familiar, mantener mínima distancia de seguridad entre niños y otras personas.
  • Llevar mascarillas en aquellos mayores de 3 o 4 años.
  • Evitar las reuniones con otras personas o niños.
  • Fomentar el ejercicio (que puedan correr y saltar).
  • A la vuelta, lavado de manos y otras medidas higiénicas estrictas.

¿Podrán ir al parque?

No es momento aún para que vayan a las zonas comunitarias a jugar con otros niños, donde sería imposible garantizar que se mantienen estas normas básicas.

Sorprende que en algunos países se desescale el confinamiento de forma distinta en relación a los grupos de edad de la población.

Ahora como sociedad nos toca ser generosos y preocuparnos más de la salud de nuestros mayores y enfermos.

Todas las medidas ya habituales de protección deberán mantenerse. El tiempo y la progresión de la pandemia, así como la posibilidad de segundos brotes nos dirán si debemos prolongar la prevención.

Por | 2020-04-20T18:11:06+00:00 20/04/2020|Sin categoría|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario