Los pasaportes de inmunidad

Los pasaportes de inmunidad

Los pasaportes de inmunidad para certificar que una persona ha pasado la Covid no garantizan una protección eficaz contra el coronavirus y además favorecen nuevas formas de discriminación.

Esta es la advertencia del comité científico creado para asesorar al Gobierno sobre la epidemia. Por ello, concluye el grupo de expertos, el uso de este tipo de documento no debería estar permitido en España.

Los certificados de inmunidad se basan en la idea de que, si una persona tiene anticuerpos contra el virus de la Covid, no volverá a contraer la infección y no la puede transmitir a otras personas.

Quien pueda demostrar que tiene estos anticuerpos, por lo tanto, podría trabajar, viajar o realizar actividades de ocio sin temor a causar rebrotes, incluso sin cumplir las normas de prevención de la enfermedad.

Sin embargo, la comunidad científica y organismos sanitarios internacionales rechazan por ahora los pasaportes inmunitarios tanto por razones técnicas como éticas.

Falta de fiabilidad

La primera objeción técnica es la falta de fiabilidad de los actuales tests de anticuerpos contra el coronavirus.

Creyendo erróneamente que no pueden contraer o transmitir el virus, los falsos positivos pueden tener un comportamiento descuidado, o incluso temerario, que facilite nuevos contagios.

Indica el Grupo de Trabajo Multidisciplinar (GTM) que asesora al Gobierno en su informe sobre pasaportes inmunitarios.

Los de uso más común, que se basan extraer una pequeña muestra de sangre de un dedo, tienen un porcentaje elevado de falsos negativos y de falsos positivos.

Fiabilidad de los test

Pensamos que no es necesario – pedir certificados de salud a los turistas, declara el ministro de Sanidad, Salvador Illa

Incluso en los casos en que el resultado del test es correcto, se desconoce aún qué nivel de protección frente al coronavirus ofrecen los anticuerpos detectados y cuánto durará esta inmunidad.

No se sabe todavía si la detección de los anticuerpos IgM e IgG es indicativa de una respuesta inmunitaria eficaz.

Pero lo que más preocupa al GTM, que reporta a los ministros Pedro Duque y Teresa Ribera, son las implicaciones éticas de los certificados de inmunidad.

Un falso positivo en un test de anticuerpos puede llevar a una persona a creer que está inmunizada cuando no lo está.

Abrir la puerta a exigir un certificado de inmunidad para contratar a un trabajador podría incentivar a que personas sanas se contagien intencionadamente – explica el GTM.

En España, pensamos que esto no es necesario – declaró ayer el ministro de Sanidad, Salvador Illa, cuando se le preguntó por la posibilidad de solicitar pasaportes de inmunidad a turistas extranjeros.

Fuente: Cadena Ser

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario