Los cangrejos de sangre azul

Los cangrejos de sangre azul

Los cangrejos de sangre azul aunque están incluidos en la lista de animales vulnerables, estos artrópodos van a seguir siendo utilizados para fines médicos por más tiempo del esperado.

Los cangrejos herradura del Atlántico tienen más que ver con los arácnidos que con los crustáceos. También para ellos el coronavirus es una mala noticia.

El motivo, su preciada sangre azul, que salva vidas. El robusto sistema inmunológico de estos fósiles vivientes, ha sido su salvación al permitirles sobrevivir a todo tipo de cataclismos e infecciones.

Sin embargo, desde que en 1956 un investigador estadounidense se propuso averiguar sus secretos, se convirtió en su maldición.

El descubrimiento

La sangre de estos parientes de las arañas se utiliza para hacer las pruebas de endotoxinas a todos los inyectables.

Lo que Frederik Bang descubrió es que la sangre de estos cangrejos contiene hemocianina, una proteína rica en cobre que se torna azul en contacto con el oxígeno.

Las células de los cangrejos llamadas amebocitos, al detectar la presencia de toxinas de bacterias provocan la coagulación del líquido corporal. Como sospechaba Bang, su función es inmovilizarlas e impedir que contaminen al organismo.

Veinte años después, dos científicos de la Universidad Johns Hopkins diseñaron el lisado de amebocitos de Limulus, convertido en el test estándar en farmacología para verificar la seguridad de medicamentos inyectables, vacunas, prótesis e implantes.

En el 2018 se capturaron 464.000 ejemplares adultos. De acuerdo con la Comisión de Pesca Marina de los Estados Atlánticos, unos 50.000 mueren tras ser devueltos al mar.

Por motivos que se desconoce, la especie solo vive en el Atlántico Norte (de Maine a Yucatán) y varios países de Asia oriental. El animal está incluido en la lista de especies vulnerables.

Mientras la Farmacopea Europea acaba de aceptar el Factor C recombinante (rFC), la alternativa sintética a los extractos del animal, como prueba de calidad válida, en EE.UU. no se ha avalado al mismo nivel.

“Dada la importancia de las pruebas de endotoxinas para la protección de los pacientes, el comité decidió que finalmente era necesario contar con más pruebas prácticas”,

 Explicó la Farmacopea de EE.UU. (USP) a Reuters.

La decisión se ha tomado en plena carrera mundial por el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

La vacuna contra la Covid puede ser la próxima contribución al bienestar humano de este animal marino, uno de los más antiguos habitantes de la tierra.

Fuente: La Vanguardia

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario