Las pérdidas se avecinan en el sector inmobiliario

Las pérdidas se avecinan en el sector inmobiliario

Las pérdidas se avecinan en el sector inmobiliario, mientras, los agentes inmobiliarios ya pueden enseñar pisos en las comunidades que han entrado en la fase 1 del desconfinamiento.

El sector teme que los daños causados por los dos meses de cierre sean persistentes, con el cierre de agencias y la destrucción de miles de puestos de trabajo.

Según el INE, al cierre del año pasado había 55.000 empresas dedicadas a realizar actividades inmobiliarias a cuenta de terceros, de las cuales un 25% cerrará, según estimaciones de la red de Expertos Inmobiliarios.

En total, emplean a 150.000 personas, pero estos cierres, unidos a las reducciones de plantilla, podrían cobrarse 35.000 empleos.

El Consejo General de Agentes de la Propiedad inmobiliaria, declara que muchas desaparecerán porque son muy pequeñas y tenían ya poco negocio antes del desconfinamiento.

Además, afirman que se trata de un sector en el que existe un gran intrusismo, por lo que necesita avanzar hacia la profesionalización.

Las inmobiliarias grandes se han quedado sin liquidez. Pero las operaciones en las en las que ya se habían entregado arras se firmarán en los próximos meses y estas comisiones se recuperarán.

Las agencias de mayor tamaño se han diversificado en los últimos años, asumiendo otras actividades como la administración de fincas o la gestión de patrimonios inmobiliarios.

Esta diversificación de tareas la que les permitirá sobrevivir en el escenario post- pandemia.

El alquiler seguirá siendo elevado en las grandes ciudades

Cuanto más dure el estado de alarma, más profundo será el impacto en el sector. El Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria afirma que, en esta crisis no debería haber una debacle de los precios.

Aún así desde COAPI estiman que el año finalizará con 50.000 compraventas menos y que las bajadas de precios rondarán entre el 10 y el 15%.

Esto se debe a varios motivos: por un lado, muchos propietarios tendrán necesidad de liquidez, lo que los llevará a poner en venta sus inmuebles y a aceptar rebajas para conseguir cerrar las operaciones cuanto antes.

Por otro, los compradores no podrán pagar tanto como antes de la crisis sanitaria por motivos laborales y de financiación.

La decisión de compra también se verá afectada porque cuando una persona se plantee comprar, es porque tienen en mente estabilizarse y empezar su proyecto de vida, se paralizará.

Los expertos también prevén que, aunque habrá un primer momento de contención de los precios en las grandes ciudades, volverá a recuperarse en seguida.

El problema del precio del alquiler en Madrid, Barcelona y Valencia reside en la elevada demanda que hay, aunque sea vea afectada la capacidad económica de lo población, no va a bajar.

Esta crisis le ha dado un empujón al teletrabajo, lo que podría llevar a muchos empleados a cuestionarse si vivir en una ciudad realmente les compensa.

No hay nada escrito sobre el futuro después del coronavirus, ni tampoco sobre lo que va a pasar con el mercado inmobiliario. Habrá que esperar a la ‘nueva normalidad’.

Fuente: Yahoo! noticias

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario