Las miles de flores que redujo el virus

Las miles de flores que redujo el virus

Agricultores dedicados al cultivo de estas plantas acusan pérdidas de hasta el 80% de sus ventas en plena primavera

La primavera debía traer hasta el 80% de las ventas al sector de la flor cortada, pero la crisis sanitaria del coronavirus ha revertido su previsión de beneficios en unas pérdidas de las que aún no sabe si se recuperará.

Elegir flores del jardín derecho Foto gratis
Las flores acusan pérdidas de hasta el 80% de sus ventas en plena primavera

La cancelación de las fiestas como la Cuaresma de las cofradías, las Fallas de Valencia, la Semana Santa, las bodas… es lo peor que ha podido pasar en más de 40 años de historia de producción de flores.

Explica Luis Manuel Rivera, responsable en Andalucía del sector de la flor cortada de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

Es la temporada alta del sector en Andalucía, Comunidad Valenciana y Cataluña, suponen más 70% del total de exportaciones de planta viva y flor cortada de España.

La caída impuesta por la crisis sanitaria amenaza unas exportaciones que en 2018 alcanzaron los 407 millones de euros, según la federación de exportadores agrícolas Fepex.

La flor cortada está lejos de ser un producto esencial.

Es un producto diferente a los precios de producción y venta habituales del sector primario. Cada hectárea de flor cortada equivale a cinco de hortalizas.

La recolección de estas plantas, consta de un pequeño sector dentro del tejido agrícola, capaz de generar una mano de obra de más de 40.000 empleos anuales en España, según afirma COAG.

La ruina se extiende también a las comercializadoras del sector que, junto a los agricultores, daban trabajo a casi 4.500 puestos de trabajo en la costa noroeste de Cádiz y que ahora se dan por perdidos.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 31 de marzo que cultivos estacionales como el de la flor cortada se puedan acoger a prestaciones especiales cuando la caída de la facturación sea superior al 75%.

En estas circunstancias, COAG Andalucía pide más ayuda al necesitar más medidas para evitar que la quiebra se extienda a todas las explotaciones.

Como no hay trabajo, los empresarios de la flor cortada, están elaborando, con los plásticos de sus invernaderos, 250 batas de plástico para sanitarios de hospitales de Andalucía.

En este contexto tan crudo, los agricultores saben que salir cuanto antes de esta crisis sanitaria será clave para que la vida normal regrese y, con ella, las fiestas decoradas con sus flores.

“Esto va a ser un antes y un después, porque la economía se ha parado. Cuando la gente se recupere, va a comprar antes otras cosas. Esto no es un artículo de primera necesidad”.

Asiente Rivera desde COAG.

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario