Las mascarillas que reparte la Comunidad de Madrid

Las mascarillas que reparte la Comunidad de Madrid

El documento lleva el sello del Instituto Nacional de Salud y Seguridad en el Trabajo, y es tajante, las mascarillas que reparte la Comunidad de Madrid a sus ciudadanos no filtran lo suficiente. 

Cuatro de las cinco muestras analizadas por los especialistas del Centro Nacional de Medios de Protección no tenían la calidad suficiente para considerarse KN95 –o FFP2, según los estándares europeos.

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso compró al proveedor chino Wenzhou Haoshuo Home Textile Co. 14 millones de estas mascarillas como si fueran de uso sanitario.

De acuerdo con los análisis algunas de ellas no llegan siquiera a tener calidad suficiente para ser consideradas mascarillas higiénicas o quirúrgicas, las de menor protección.

Por ellas la administración madrileña pagó 34 millones de euros, 2,26 euros por cada una de estas mascarillas que filtran como una normal, cuyo precio en las farmacias fue fijado en 0,96 céntimos.

El informe oficial solicitado por la asociación de consumidores Facua detalla los fallos que evidencian las muestra analizadas y el procedimiento que se ha seguido en las pruebas.

Se expone a la mascarilla a un aerosol con cloruro de sodio para comprobar cuántas de estas pequeñas gotas son filtradas y cuántas consiguen atravesarla.

El resultado es elocuente: después de 3,5 minutos, cuatro de las cinco mascarillas dejan pasar más gotas de lo adecuado. Solo una de ellas, con casi un 5% (4,976%), se sitúa por debajo del umbral legal, que es del 6%.

Es decir, solo una cumple con los estándares para FFP2 y dos de ellas ni siquiera alcanzan el nivel para ser FFP1.

Problemas con los permisos y con las recomendaciones

Las mascarillas que han venido desde Asia en una bolsa plástica con la bandera de Madrid y el hashtag #Adelantemadrid llegaron ya con algún problema: las certificaciones y sellos necesarios tenían sospechosos errores.

Todo indicaba que se trataba de otra venta irregular en un mercado revolucionado por la pandemia y en el que las prisas por hacerse con equipos de protección había acabado con varios países como España.

Por eso Facua solicitó un análisis del material que los madrileños reciben gratuitamente en las farmacias con su DNI o tarjeta sanitaria. El INSST, dependiente del Ministerio de Trabajo, fue el encargado de realizarlo.

«Las han presentado como lo que no son porque les han engañado, pero eso no es lo grave: lo grave es que después de conocer los resultados no han hecho absolutamente nada»

Rubén Sánchez, de Facua. explica que la petición de la asociación era al menos reetiquetarlas o cambiar las indicaciones.

El problema para la asociación de consumidores es que no pueden pedir su retirada porque no son artículos a la venta.

Para el portavoz de Facua Madrid tenía la responsabilidad política, moral sanitaria de analizarlas antes de repartirlas.

Se puede visualizar el documento completo sobre el asunto de las mascarillas que reparte la Comunidad de Madrid no filtran lo suficiente en el siguiente enlace:

https://es.scribd.com/document/462978256/Informe-de-Sanidad-de-las-mascarillas-repartidas-por-Ayuso#download&from_embed

Fuente: El Diario

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario