Las casa son las nuevas aulas

Las casa son las nuevas aulas

Desde hace casi dos meses, las casas son las nuevas aulas para diez millones de estudiantes España que han tenido que adaptarse a la educación a distancia y a nuevas rutinas de aprendizaje en sus casas.

Los rincones de la habitación o el salón han sustituido a las aulas, internet se ha convertido en la vía de comunicación directa con el centro educativo y los padres se esfuerzan por dar apoyo al profesorado.

Es de plena importancia de relativizar la situación, flexibilizar los horarios y el volumen de tareas respecto a lo establecido como habitual en colegios e institutos.

Es necesario establecer periodos de estudio no excesivamente largos, a ser posible divididos en mañana y tarde, y alternarlos con otras actividades lúdicas.

La neurociencia ha estudiado que el cerebro de un niño de hasta doce años no puede estar atendiendo más de 10 o 15 minutos a la misma actividad

Es de vital importancia la metodología de estudio, aprovechando esta estancia temporal en los hogares para priorizar la expresión verbal y escrita y la comprensión sobre el aprendizaje memorístico.

Los docentes considera que resulta absurdo por parte de los padres, considerar que sus hijos se han desmotivado por la situación que vive el país actualmente.

No podemos echarle la culpa de todo a la Covid, un niño que no hace los deberes ahora probablemente tampoco los hacía antes. Es normal que algún día esté más cansado.

La preocupación en mayor o menor medida está en todos los hogares y los niños se dan cuenta de todo: si estamos nerviosos, contentos o deprimidos y se lo transmitimos.

Según los docentes explican, esto nos tiene que servir para cambiar las cosas, porque se está hablando de que quizás haya nuevos confinamientos esporádicos en un futuro hasta que tengamos una vacuna.

Los hogares son el ‘laboratorio’ perfecto para afianzar los contenidos que los niños y adolescentes han visto en el colegio e instituto y generalizar esos aprendizajes.

Los expertos recomienda diversas opciones para fomentar el aprendizaje más allá de los libros de texto:

– Hacer cuentacuentos, cantar y bailar… La expresión corporal, que tan poco se trabaja en los colegios, es fundamental para expresarse oralmente.

– Experimentar en la cocina: ver cómo cambian los alimentos, cómo pasa el agua de sólida a gaseosa o líquida, estudiar las cantidades y medidas haciendo una receta. “Sin darse cuenta pueden aprender muchísimo”.

– Trabajar el juego simbólico. Tan sencillo como hacer en la cocina una compra, intercambio de dinero, preguntar a qué precio está cada producto…

– Compartir juegos de mesa para trabajar el trabajo en equipo, las normas, conteo matemático…

– Manualidades y talleres de lectura.

Fuente: 20 minutos

Por | 2020-04-30T17:54:11+00:00 30/04/2020|Educación|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario