La subida de los alimentos dispara el negocio de tiendas

La subida de los alimentos dispara el negocio de tiendas

Las ganancias comerciales alcanzan niveles desconocidos mientras la verdura se encarece más de un 10% en tres meses. La subida de los alimentos dispara el negocio de tiendas.

Las patatas suben un 14%, frutas como la naranja llegan a costar un 40% y el precio de la carne de cerdo y de pollo aumenta en la tienda mientras baja en las granjas.

Lo cierto es que se han aprovechado de la coyuntura de la pandemia para clavarnos subidas importantes en los precios de los alimentos frescos.

Sostiene Rubén Sánchez, portavoz de la organización de consumidores Facua

«El concepto de equilibrio entre oferta y demanda no se cumple en la agricultura, donde marca el precio el vendedor final» – explica Álvaro Areta, técnico de COAG.

Es muy difícil que alguien pueda imponerlo desde el sector productivo. Cuando los márgenes crecen tanto es porque los precios de venta al público no remuneran el producto en su origen.

Registros desmesurados

En estos tres últimos meses vemos registros desmesurados como las más de dieciocho y más de siete veces que se multiplicaba el precio de una cebolla y una patata, respectivamente, entre la huerta y la tienda.

«El consumidor paga caro y el agricultor no recibe ese margen», anota Areta

El portavoz de Facua lamenta que el Gobierno no está siendo duro a la hora de controlar esas subidas de precio.

La fruta, la verdura y la hortaliza se disparan

Los precios bajan una décima en los últimos tres meses, según indica el IPC adelantado de mayo, una caída que superan el calabacín (-19,1%), la lechuga (-5,72%), el pimiento verde (-5,72%) y la carne de cordero (-4,72%).

El resto, salvo en el caso de la cebolla, que se ha congelado, han experimentado notables aumentos.

De hecho, hasta el aceite de oliva virgen, que los supermercados suelen vender a un precio artificialmente bajo para atraer clientes, mantenía al cierre de mayo una subida del 0,5%.

Los precios de los productos hortícolas tienen una volatilidad enorme en función de la fase de la temporada.

La tendencia resulta acusada en las verduras, con aumentos de precio del 8,8% de la acelga al 10,2% de la coliflor.

En las hortalizas, con subidas del 19% en la berenjena, del 22% en la zanahoria y del 32% en el pimiento rojo, y también en la fruta, con avances de más del 8% en el plátano y de casi el 11% en el limón.

Fuente: Diario Público

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario