La isla de Man acaba con el coronavirus

La isla de Man acaba con el coronavirus

La isla de Man acaba con el coronavirus a través de un confinamiento muy severo y penas de cárcel.

Este paraíso fiscal, que ha tenido su propio programa espacial con tan sólo una población de 86.000 habitantes, y erradicado el coronavirus mediante un confinamiento severísimo.

La isla ha puesto elevadas multas y castigos de hasta cuatro semanas de cárcel por incumplimiento.

Dependencia de la corona británica con su propio Parlamento y ministro jefe, ha utilizado su autonomía para responder a la pandemia, imponiendo una cuarentena, copiando las tácticas de países como Nueva Zelanda.

Todo esto llevándolo a los extremos. Se han registrado 336 casos de coronavirus con 24 fallecidos, casi todos en una residencia de ancianos, asunto que está siendo investigado, pero hace ya más de un mes que nadie da positivo.

La isla se cerró al mundo

La isla, situada entre Inglaterra e Irlanda, con el clima lluvioso propio de estas latitudes, se cerró totalmente al mundo exterior cuando el virus hizo acto de presencia.

La policía se dedicó a visitar las casas durante el confinamiento para asegurarse de que se aplicaba a rajatabla, algo que en su momento suscitó bastantes críticas.

El premio ha sido que ahora ya han abierto escuelas, piscinas, cines, teatros, pubs y restaurantes, y la gente se puede juntar sin problemas, como antes.

En total ha habido 108 detenidos, de los cuales 21 han llegado a dormir en la cárcel, algunos de ellos fueron pillados haciendo vida normal a pesar de ­haber dado positivo de Covid-19.

Cuestión de prudencia

La dependencia de la corona se preparó lo mejor que pudo en febrero, cuando el virus circulaba ya ampliamente por Europa pero en Inglaterra el Gobierno de Boris Johnson pretendía como que no existía.

Compró en el extranjero su propio material de protección, guantes, mascarillas, batas… y sus propios tests, almacenándolos en un polideportivo para cuando llegara la ocasión de utilizarlos.

Construyó una planta de oxígeno, amplió de seis a dieciocho las camas de cuidados intensivos e impuso límites estrictos de velocidad en sus carreteras para evitar accidentes.

Fuente: La Vanguardia

Por | 2020-06-25T16:41:42+00:00 25/06/2020|Hostelería|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario