La crisis inmobiliaria liquidará 35.000 empleos

La crisis inmobiliaria liquidará 35.000 empleos

La crisis del coronavirus acabará con más de 35.000 puestos de trabajo en el sector inmobiliario, el 25 % del empleo actual.

Si las medidas de restricción a la movilidad y de confinamiento no finaliza antes del verano, la cifra seguirá creciendo, según un estudio de la agencia inmobiliaria Donpiso.

Los cálculos indican que entre el total de negocios del sector «desaparecerán», lo que afectará a entre 10.000 y 15.000 agencias inmobiliarias.

El impacto será más negativo en aquellas agencias independientes con poca estructura y pulmón financiero para competir, según el estudio de Don Piso.

Si se alargase el escenario de fin del estado de alarma, de confinamiento o posibles rebrotes de la enfermedad «las previsiones serán otras«.

El subdirector general de Donpiso, Emiliano Bermúdez, ha aclarado en una videoconferencia.

En cuanto a las ventas de viviendas, el informe prevé una caída en tasa interanual de entre el 20 % y el 25 % a final de año, para un total de 375.000 a 400.000 inmuebles frente a los 501.000 vendidos en 2019.

El plazo medio de venta aumentará de 90 a 120 días, con una menor incidencia en las casas de obra nueva y mayor en el segmento de viviendas de precios medio-bajos, vacacionales y segundas residencias.

La crisis acabará con 35.000 empleos y además los precios caerán una media de entre el 8 % y el 10 % en tasa interanual «que será más acusada en las grandes ciudades, por encima del 10 %».

«La senda a la baja tanto en ventas como en precios puede cambiar de signo a partir del primer trimestre de 2021«, ha asegurado Bermúdez.

Donpiso cree que habrá una drástica destrucción de compradores extranjeros y que se reducirá notablemente para la compra de segundas residencias e inmuebles vacacionales.

Sobre la oferta, se detecta que se producirá una «leve contracción«, dándose un trasvase de ventas al alquiler y viceversa, y la bajada de precios por el «miedo y la incertidumbre a corto y medio plazo«.

En cuanto al alquiler, la crisis tendrá «muy poco» impacto en los arrendamientos tradicionales, pero que sí destruirá el alquiler turístico y afectará al vacacional, con una bajada de precios de entre el 15 y el 20 %.

La previsión de los inversionistas es que el sector se resentirá en los tres o cuatro primeros meses, pero después se recuperará gracias a la bajada de los precios y al dinero barato.

Fuente: El Diario

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario