La inversión en empresas en crisis

La inversión en empresas en crisis

En los últimos años, se viene experimentando un auge significativo de las operaciones de inversión para las empresas en crisis.

inversión

Para poder obtener un buen negocio a través de la inversión en sociedades en este estado, tenemos que tener claro cuáles son las opciones a tener en cuenta y qué va a ocurrir con las deudas tributarias que la sociedad que queremos adquirir posee.

¿Cuáles son las vías de adquisición de empresas en crisis?

Existen tres vías diferentes para acometer este tipo de adquisiciones:

Compra de acciones o participaciones.

Comprar acciones o participaciones de la sociedad, conlleva una transmisión en bloque de la empresa, dado que se adquiere la sociedad en su conjunto.

Adquisición de activos y pasivos concretos.

En cambio, esta opción permite que podamos adquirir únicamente la parte de la sociedad que “nos interesa”, una opción más ventajosa ya que podemos elegir.

¿Qué ocurre con las deudas tributarias?

Este tipo de adquisiciones se pueden realizar por tres vías:

Compra de las acciones o participaciones de la sociedad

Esto lo que conlleva es una transmisión en bloque de la empresa, dado que se adquiere la sociedad en su conjunto.

Adquisición de activos y pasivos concretos

En este caso el inversor adquiriente identifica el conjunto de bienes y derechos de la empresa (los activos) junto con las obligaciones asociadas a esos activos.

Compraventa de unidades productivas

Son compraventas que se hacen en sede concursal porque la normativa permite deslindar cuales son las deudas que un inversor adquiriente tendrá que asumir y cuáles no.

La importancia de una Due Diligence

En todos estos procesos, lo más relevante es llevar a cabo un análisis Due Diligence donde se ponga de manifiesto cuales son las contingencias legales, tanto las adquisiciones de la sociedad en su conjunto, como los activos y pasivos, como la compraventa de unidades productivas en sede concursal.

Normalmente, este tipo de operaciones, cuando se materializan en sede concursal, se busca la ventaja que se establece para la no transmisión de las deudas.

Por ejemplo, respecto a las deudas tributarias, la propia normativa establece que:

“Una adquisición de empresa en crisis sin procedimiento concursal, conlleva la derivación de las deudas tributarias al adquiriente”.

En cambio cuando estas operaciones se realizan en sede concursal, la normativa establece que esas deudas tributarias no son transmitidas a la empresa adquiriente.

En segundo lugar respecto a las deudas laborales o deudas de seguridad social, en este caso si que se establece claramente que:

“El adquirente por cualquiera de las vías de adquisición tiene que asumir esas deudas laborales o deudas con la seguridad social“.

Por tanto en la práctica, la asunción de esas deudas suele formar parte del precio de adquisición.

Por último respecto a los acreedores en general, siempre es más interesante la vía de adquisición de unidad productiva en sede concursal, porque es precisamente esta normativa la que establece que las deudas  no tengan que ser transmitidas al inversor adquirente.

Lo que se busca con ello es favorecer la recuperación de empresas en crisis y por eso la normativa concursal establece una regulación específica de estos procesos.

Carlos Pavón Neira, del despacho profesional Gaula Abogados, nos cuenta todo  sobre la inversión en empresas que se encuentran en situación de crisis.

 

Por | 2017-12-14T12:28:15+00:00 14/12/2017|Reestructuraciones e Insolvencias|0 Comments

Sobre el autor:

Gaula Abogados
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.

Dejar un comentario