Educación plantea que los alumnos puedan acudir a clase en días alternos este fin de curso

Educación plantea que los alumnos puedan acudir a clase en días alternos este fin de curso

Inspección deberá dar el visto bueno a la decisión de cada centro de qué grupos y estudiantes vuelven a retomar las clases presenciales.

La vuelta a las aulas en Euskadi prevista ahora para el próximo 25 de mayo, una semana después de la fecha inicial marcada por el Gobierno vasco, está reservada a los alumnos de Bachillerato, FP y cuarto de la ESO. El Departamento de Educación plantea la posibilidad de que los estudiantes de esas etapas que retomen la formación presencial puedan acudir a clase en días alternos, según indica el protocolo de seguridad publicado ayer.

La jornada escolar será intensiva, de cinco horas, y no habrá servicio de comedor. En las aulas no podrá haber más de 15 estudiantes y sus pupitres deberán estar a una distancia de 1,5 metros entre ellos. Será además obligatorio que alumnos, docentes y resto de trabajadores lleven mascarilla y cada centro deberá organizar entradas y salidas escalonadas para evitar aglomeraciones.

La vuelta a la formación presencial estaba inicialmente prevista en Euskadi para este lunes 18. De hecho en los últimos días Educación había repartido en los centros hidrogeles, mascarillas y termómetros. Sin embargo, el Gobierno vasco anunció el pasado jueves que el regreso a las aulas se retrasaba al día 25 por falta de aval legal y para no «tensionar más» a la comunidad educativa, que había rechazado de forma mayoritaria abrir los colegios el lunes.

Formación y tutoría

Los colegios han recibido ya el protocolo de prevención para evitar contagios por coronavirus. Entre las medidas previstas figura la posibilidad de que, en función del tamaño de cada centro, los alumnos acudan en días alternos «para actividades formativas y de tutoría» y combinen los aprendizajes presenciales con los de vía telemática. El Departamento quiere facilitar de ese modo que colegios con un elevado número de alumnos puedan limitar el número de escolares a los que deben atender cada jornada.

La normativa de seguridad establece turnos para los recreos, en los que, además, no se podrán agrupar los escolares, ni practicar juegos de equipo o de contacto. También habrá aforos máximos en bibliotecas, talleres, salas de informática o laboratorios, donde habrá que respetar distancia de seguridad de dos metros. Se intensificará la limpieza de las instalaciones.

Los colegios tendrán autonomía para determinar qué grupos y estudiantes de las etapas de Bachiller, FP y cuarto de ESO retoman las clases presenciales en función de sus necesidades, pero esa planificación deberá contar «con el visto bueno de la Inspección», según matizó ayer la consejera de Educación en declaraciones a Onda Vasca.

«No se trata de que cada centro esté solo y tome sus decisiones. Inspección comprobará si la planificación está bien, y con ese aval podrá determinar qué alumnos vuelven, cuántos y el modo»

Uriarte incidió en que la situación de cada colegio es diferente. «Igual algunos requieren un refuerzo educativo y tienen más interés en volver a las aulas», apuntó. Por ello, considera que Educación tiene la «responsabilidad» de «dar la oportunidad a quien lo necesite de retomar las clases presenciales».

Fuente: El Correo

Por | 2020-05-19T15:31:37+00:00 18/05/2020|Educación|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario