Guía para el Manejo Domiciliario para los casos de Covid-19

Guía para el Manejo Domiciliario para los casos de Covid-19

Manejo domiciliario de casos en investigación, probables o confirmados de COVID-19

1.- Identificación del caso

  • Es importante determinar si la persona cumple los criterios clínicos y epidemiológicos de caso
  • La consideración de caso se hará junto con las autoridades de salud pública, que serán las encargadas de activar la alerta.
  • La definición de caso puede ser modificada por lo que se recomienda siempre revisar la última versión disponible en la web del Ministerio de Sanidad

2.- Criterios para considerar la atención domiciliaria

  • Todos los casos a los que se les ofrezca atención domiciliaria deberán cumplir, además, ciertos requisitos clínicos mínimos (ver árbol de decisión al final del documento):
    • Ausencia de factores de vulnerabilidad previos para padecer enfermedad grave:
      1. Enfermedades crónicas: cardiovascular (en especial hipertensión), diabetes, pulmonar, renal.
      2. Alteración del sistema inmunitario.
      3. Edad avanzada y embarazo.
    • Ausencia de criterios de gravedad (Tabla 1)
  • Y deberán ser:
    • Casos en investigación, probables o confirmados de COVID-19 con síntomas leves1 y sin criterios de ingreso hospitalario (se valorará individualmente según la situación clínica y el momento epidemiológico concreto
    • Casos probables o confirmados de COVID-19 que han precisado hospitalización y que han recibido el alta hospitalaria pero aún requieren atención sanitaria y medidas de aislamiento.

3.- Requisitos mínimos para la atención domiciliaria

  • No es necesario que el paciente viva acompañado si se puede asegurar una asistencia telefónica.
  • La vivienda debe disponer de una estancia con buena ventilación y que pueda ser dedicada de forma específica para el aislamiento del caso, con posibilidad de designar un baño para uso exclusivo del paciente o en su defecto deberá ser limpiado con lejía doméstica tras su uso.
  • Disponibilidad por parte del caso de teléfono que garantice la comunicación permanente con el personal sanitario hasta la resolución de los síntomas.
  • Aunque cada caso se deberá valorar de forma individual, como norma general no debería haber convivientes con condiciones de salud que supongan una vulnerabilidad: personas con edad avanzada, diversidad funcional, enfermedades crónicas, inmunodeprimidas, embarazadas. Tanto el paciente como sus convivientes deben ser capaces de comprender y aplicar de forma correcta y consistente las medidas básicas de higiene, prevención y control de la infección.
  • Disponibilidad de un equipo específico en el centro sanitario con capacidad suficiente para hacer el seguimiento del caso, idealmente mediante controles por vía telefónica o visitas presenciales, que posibiliten la atención y seguimiento domiciliarios.

4.- Lugar de aislamiento

  • El paciente deberá permanecer preferiblemente en una estancia o habitación de uso individual o, en caso de que esto no sea posible, en un lugar en el que se pueda garantizar una distancia mínima de 2 metros con el resto de los convivientes. La puerta de la habitación deberá permanecer cerrada. En caso de que sea imprescindible ir a las zonas comunes del domicilio deberá utilizar mascarilla quirúrgica y realizar higiene de manos al salir de la habitación. Se mantendrán bien ventiladas las zonas comunes.
  • La estancia o habitación deberá tener una ventilación adecuada directa a la calle. No deben existir corrientes forzadas de aire provenientes de sistemas de calor o refrigeración.
  • Deberá disponer de un baño para uso exclusivo del paciente, o en su defecto, deberá ser limpiado con lejía doméstica tras cada uso que haga el paciente.
  • Sería importante que pudiese disponer de un intercomunicador (como los utilizados para la vigilancia de los bebés) para comunicarse con los familiares, sin necesidad de salir de la habitación. También se puede hacer a través del móvil.
  • En el interior de la estancia o habitación deberá colocarse un cubo de basura, con tapa de apertura de pedal, y en su interior una bolsa de plástico que cierre herméticamente para los residuos.
  • Se recomienda disponer utensilios de aseo de uso individual y de productos para la higiene de manos como jabón o solución hidroalcohólica.
  • Las toallas deberán ser de uso exclusivo y secarse. Deberán cambiarse periódicamente.
  • La persona enferma deberá seguir en todo momento las medidas de higiene respiratoria: cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con pañuelos desechables o el codo flexionado, lavándose las manos inmediatamente después.
  • La persona enferma no deberá recibir visitas durante el periodo de aislamiento.
  • Se recomienda disponer de un registro de entrada y salida diario de personas que accedan a la habitación.

Medidas de protección específicas para cuidadores

Se ha de procurar que sea una única persona la que proporcione atención al paciente:

  • El paciente llevará una mascarilla quirúrgica mientras el cuidador permanezca cerca de él.
  • Como medida de precaución general, la persona que realice los cuidados no debe tener factores de riesgo de complicaciones para el COVID-19: enfermedades crónicas cardíacas, pulmonares, renales, inmunodepresión, diabetes o embarazo. No obstante, se deberá evaluar cada caso de forma individual.
  • Deberá extremar las medidas de precaución cada vez que entre en contacto con el caso o con sus fluidos (sangre, heces, orina, vómitos, saliva…) para lo cual deberá llevar idealmente:
    • Mascarilla quirúrgica. No hay que tocar ni manipular la mascarilla mientras se lleve puesta. Si se moja o se mancha de secreciones, se cambiará. Se desechará después de su uso en un contenedor de residuos con tapa y se realizará higiene de manos.
    • Guantes desechables. Se utilizarán para cualquier contacto con las secreciones del enfermo y tras su uso se desecharán y se lavará inmediatamente las manos.
    • Deberá lavarse de manos frecuente con agua y jabón o solución hidroalcohólica después de cualquier contacto con el enfermo o su entorno inmediato.
    • Será informada de que, si el paciente es un caso en investigación y se convierte en un caso confirmado, será considerada como contacto.

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario