España, atenta al mercado chino para la exportación de carne de cerdo

España, atenta al mercado chino para la exportación de carne de cerdo

La carne de cerdo se ha convertido en un asunto de estado en China. Todo ello a raíz del brote de fiebre porcina africana, que ha provocado un incremento del 25% en el precio de este producto y que ha puesto en jaque a la estabilidad económica del país asiático.

En Rosetta Advisor, tu buscador de despachos profesionales especializados por sectores y áreas de práctica, los conocemos al detalle y ponemos a vuestra disposición las últimas tendencias en cada uno de los sectores y sus subsectores. Encuentra a tu asesor especializado en nuestro buscador.

El consumo de cerdo representa más del 60% del consumo cárnico en China. Con los numerosos brotes detectados, que han causado una elevada mortalidad entre los animales, las existencias de carne de cerdo en China han disminuido en más de un tercio en el último año, con el consiguiente aumento del precio, acentuado a partir de mitad de año.

Para paliar esta escasez, entre las medidas propuestas por el gobierno chino figuran un mayor apoyo financiero a los criadores de cerdos y establecer objetivos de producción para cada provincia. Incluso se maneja la posibilidad de poner a la venta carne de cerdo congelada de una reserva estratégica para ayudar a estabilizar el precio, una reserva cuya magnitud es un secreto de Estado. Otra medida proteccionista contempla que los vehículos que transporten lechones y carne de cerdo refrigerada no pagarán peajes en las carreteras. Paralelamente, algunos granjeros chinos han comenzado a criar cerdos que pesan más de 500 kilos, unos cerdos gigantes, del tamaño de osos polares, con un peso muy superior a los 130-300 kilos habituales.

La crisis ha puesto también en alerta a las empresas del resto del mundo, como es el caso de las españolas, que ven en China un mercado estratégico de primer orden. Así, en 2018, la carne de cerdo congelada ya fue el tercer producto de exportación desde España a China, por un cifra total de 238 millones de euros. Las exportaciones españolas se han visto, además, favorecidas por la guerra comercial entre China y los Estados Unidos, que podría derivar en una apertura total del Gobierno chino hacia los productos extranjeros.

En cualquier caso, esta expansión podría acabar repercutiendo negativamente en los consumidores españoles, puesto que la mayor demanda del producto podría provocar un alza en los precios, una posibilidad que ya se está comenzando a atisbar en las lonjas y mercados españoles.

Dejar un comentario