En busca de una ganadería sostenible

En busca de una ganadería sostenible

La ganadería sostenible es el tema que nos atañe en esta nueva entrada al blog de Rosetta Advisor, tu buscador de Despachos Profesionales.

En los últimos cincuenta años, la producción ganadera ha crecido con una rapidez inusitada, sobre todo en los países desarrollados. Se trata, sin embargo, de una expansión que está ejerciendo una presión cada vez mayor sobre los recursos naturales del planeta, por lo que es obligado que el crecimiento del sector se integre en un contexto de recursos naturales finitos.

Los datos del sector

Los datos al respecto no ofrecen lugar a dudas: a mayor población y mayor riqueza, mayor demanda de productos ganaderos, en particular en los países en desarrollo y en zonas urbanas. Una demanda que se prevé que, de cara al año 2050, aumente en un 70 por ciento para alimentar a una población que se estima alcance los 9.600 millones de personas.

Las posibles consecuencias

Las consecuencias directas e inmediatas de todo ello son evidentes: deterioro de los pastizales, destrucción de bosques para plantar piensos, escasez de recursos hídricos, mayor contaminación del aire, del suelo y del agua, etc. En suma, el sector ganadero es el mayor consumidor mundial de tierras agrícolas, y por ello juega un papel clave en el cambio climático, en la gestión de la tierra y del agua y en la biodiversidad.

El árduo trabajo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación

En este contexto, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación) está trabajando para facilitar el desarrollo sostenible de la ganadería, para de este modo contribuir a la seguridad alimentaria y a la mitigación de la pobreza, y todo ello tratando de reducir su impacto ambiental y el uso de los recursos.

Así, la FAO proporciona evaluaciones completas y fiables de los impactos ambientales del sector y el potencial de mitigación, y de los efectos concomitantes sobre la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza.

Asimismo, facilita y participa activamente en dos asociaciones que engloban a las múltiples partes implicadas (sector público, sector privado, productores, sociedad civil y organizaciones de base comunitaria, el mundo de la investigación y el académico, y los donantes). Se trata, por un lado, de la agenda global para la ganadería sostenible y, por el otro, de la Alianza sobre evaluación ambiental y desempeño ecológico de la ganadería (LEAP).

La primera se centra en canalizar la acción de las múltiples partes interesadas para mejorar el uso de los recursos naturales del sector, garantizando su contribución a la seguridad alimentaria y los medios de vida. La segunda tiene como objetivo la elaboración de directrices específicas del sector ampliamente reconocidas para medir y monitorear el impacto ambiental del sector ganadero. Se basa en gran medida en la capacidad de análisis central de la FAO y las bases de datos relacionadas.

El camino, sin embargo, no es nada fácil, puesto que el problema es grave y exige medidas urgentes, dado que el sector ganadero y el camino de desarrollo que tome en un futuro inmediato tendrán enormes repercusiones ambientales.

Dejar un comentario