La cuarentena por el Coronavirus abre nuevas oportunidades para el taller

La cuarentena por el Coronavirus abre nuevas oportunidades para el taller

El parón forzoso por la cuarentena puede producir deterioros que requieran de operaciones de mantenimiento

El descenso del número de coches en circulación está suponiendo un hándicap para los talleres de mantenimiento y reparación de vehículos y los recambistas que le suministran los componentes.

Sin embargo, el largo confinamiento en casa de una amplia porción de la población también supondrá una nueva oportunidad para los talleres, porque contrariamente a los que los profanos puedan pensar, los vehículos también pueden acelerar su deterioro con la prolongada inmovilización, por lo que deberán ir preparándose para cuando las autoridades den el pistoletazo de salida y regresemos a las carreteras.

La lista de componentes que pueden deteriorarse está encabezada por las Baterías, que se van descargando, más rápido si no está en buenas condiciones, día a día con el mantenimiento de los diferentes sensores que incorporan los vehículos modernos.

Los expertos recomiendan desconectar el borne negativo para frenar este proceso, pero muchos vehículos modernos requieren de un código para reiniciar el sistema electrónico, lo que frenará a algunos usuarios a realizar esta operación y abrirá una ventana a los talleres para realizar sustituciones o puestas en marcha.

El segundo componente que ofrece una oportunidad de sustitución son los neumáticos, que pueden llegar a deformarse por soportar durante periodos prolongados todo el peso del vehículo sobre un área determinada. Para minimizarlo se recomienda incrementar la presión, aunque casi nadie lo hace.

Además, si el vehículo está en el exterior, la pérdida de antioxidantes en la atmosfera puede acelerar su degradación. El proceso de deterioro por concentración de peso también se puede extender a llantas y rodamientos, aunque es necesario un lapso mucho más prolongado de inmovilización.

Carrocería: 

Ante una inmovilización prolongada, los expertos sugieren lavar el vehículo y cubrirlo con una lona, además de mantenerlo en un garaje. Como la mayor parte de los vehículos permanecen en el exterior abrirán una ventana para posibles reparaciones.


Líquidos:

Los que se encuentren en peor estado, ya sea por ejemplo el aceite del motor o el anticongelante del radiador, se vuelven más viscosos y los residuos que se han ido generando pueden suponer un problema en el momento de arrancar de nuevo el coche.

Limpieza y desinfección: 

La primera cuestión a tener cuando durante y cuando acabe la cuarentena es la desinfección del vehículo para dejarlo limpio de virus, lo que también supondrá una oportunidad para el taller de mantenimiento. Será necesario limpiar especialmente el volante, los tiradores de puertas, el cinturón de seguridad o la palanca de cambios.

Deposito y manguitos: 

Ante una parada prolongada, se recomienda mantener lleno el depósito o al menos en tres cuartas partes, para evitar el óxido que se puede producir en el depósito y que puede obstruir los manguitos.

Además, el aire acondicionado, por ejemplo, se debe poner en marcha cada dos semanas para que siga siendo efectivo y no se acumule suciedad en las toberas, esta recomendación es en realidad para todo el año y aunque no se mantenga el coche parado, lo que permitira también actuaciones sobre este componente.

Además, también es bueno realizar operaciones periódicas para subir y bajar las ventanillas, mover los espejos retrovisores exteriores si son electrónicos, o regular los asientos y el volante si también son automáticos.

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario