El Gobierno asume rebrotes y el aislamiento de las zonas infectadas

El Gobierno asume rebrotes y el aislamiento de las zonas infectadas

El Gobierno asume rebrotes y el aislamiento de las zonas infectadas y Miguel Hernán también ve claro que habrá rebrotes durante el verano, y es más que probable que haya que aislarse otra vez.

Habrá que asilar barrios, municipios o incluso provincias, pero serán los menos si las estrategias sanitarias dispuestas por las comunidades y el Gobierno funcionan.

El epidemiólgo aclara las siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo tenemos que intentar contener el virus?

Hay que hacer dos cosas: mantener el distanciamiento físico para que no se infecte la gente más vulnerable y llevar la mascarilla. Eso es fundamental.

Y la otra conclusión es que hay que poner en marcha equipos muy potentes de rastreo de contactos.

2. ¿Cómo ha influido ese estudio, aún en realización, en el plan de desescalada?

El estudio es parte de ese plan. Fue una propuesta a finales de marzo por parte de un grupo técnico que estaba asesorando sobre la desescalada.

Lo que es clave en el desconfinamiento es el diseño de las capacidades estratégicas, tanto las sanitarias como los sistemas de información. Estos son los elementos imprescindibles para contener el virus.

Cuando llegan los datos de seroprevalencia nos confirman que estamos lejos de la situación que nos permita relajarnos.

Esa es la primera utilidad del estudio, ver que un 5% de la población ha estado en contacto con el virus y que queda mucho combustible para la epidemia, pues hay un 95% de la población que puede contagiarse.

Lo que vemos es que el número de casos está en unos niveles muchísimo más bajos que antes y las capacidades estratégicas que comentaba se van creando poco a poco.

3. ¿El calor nos dará una tregua?

No está claro que vaya a desaparecer en verano aunque sí es posible que se transmita menos. Y eso nos podría dar un pequeño respiro para continuar reforzando las capacidades estratégicas para cuando el virus vuelva.

4. ¿Teme un rebrote?

Creo que ya no tenemos que vivir esto con miedo. Tenemos casi la certeza de que va a haber rebrotes y el objetivo es tener los medios para detectarlos a tiempo y las capacidades sanitarias para manejarlo bien.

5. Si los hubiera, ¿el plan es aislar solo el área afectada?

Sí, posiblemente.

6. ¿Se da por hecho que va a haber una segunda ola en otoño?

Digamos que hay una posibilidad muy, muy baja de que el virus desaparezca. Lo que es esperable es que siga con unos niveles de circulación más bajos que en febrero o marzo, pero que siga.

Y si queda un 95% de la población española que puede infectarse el virus continuará. Lo hará hasta que podamos vacunarnos todos o el porcentaje de infectados sea tan alto que ya no le quede combustible.

Pero falta mucho para llegar a ese punto. El virus va a estar durante meses. Eso implica llevar mascarillas y mantener la distancia física durante largos meses.

En ausencia de una vacuna o un tratamiento no nos quedan muchas más opciones que intentar no infectarnos.

Pero nos dijeron que era como una gripe.

7. Europa y España reaccionaron tarde. ¿Y después?

Solo hay que ver los resultados de cómo ha evolucionado la epidemia en España si lo comparas con otros países, cómo han ido bajando el número de nuevos contagios al ritmo máximo.

Fuente: La Vanguardia

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario