El derecho a la información por encima del derecho a la intimidad

El derecho a la información por encima del derecho a la intimidad

Entramos en materia entorno al derecho a la información por encima del derecho a la intimidad. Una problemática abierta a la que no se llega siempre a un buen entendimiento entre los perjudicados. En Rosetta Advisor te ayudamos a encontrar Asesores y Abogados especializados en la Pyme por sectores y subsectores.

Un fallo del Tribunal Supremo ha determinado que publicar la foto de una persona en un medio de comunicación sin su permiso no supone una intromisión ni en su honor ni intimidad siempre y cuando se trate de una imagen tomada en un sitio público y sirva para ilustrar una noticia de alto interés informativo.

Un caso práctico en Galicia

La sentencia se refiere una caso acaecido en la población gallega de Burgás, cuando un hombre demandó a dos periódicos de Villalba porque habían publicado una imagen suya para ilustrar una información sobre un crimen. El hombre entendía que se había atentado contra sus derechos al honor, la intimidad y la imagen, con lo que inició un largo litigio que, en primera instancia, le dio la razón y que obligó a los diarios a indemnizarle con 18.000 euros.

En desacuerdo con el fallo, las sociedades editoras de las publicaciones recurrieron ante la Audiencia Provincial de Lugo, que estimó su recurso, en vista de lo cual el afectado siguió con su particular cruzada legal ante el Tribunal Supremo, que sin embargo tampoco estimó sus alegaciones y determinó que no hubo intromisión en su intimidad.

La sentencia

En su escrito, la sentencia del Supremo alegó que «las sociedades demandadas se encontraban amparadas por el legítimo ejercicio de la libertad de información, dado el interés público de los sucesos con relevancia penal y la veracidad de las informaciones publicada». El motivo por el cual el demandante aparecía en las fotos fue que era amigo “de uno de los fallecidos” y fue quien descubrió los cadáveres, por lo que “las fotografías estaban subordinadas al desarrollo de la noticia» y había una “vinculación” que le otorgaba un gran protagonismo en la noticia.

En cuanto a la intimidad, el Supremo consideró que no se trataba de “fotografías obtenidas en un entorno íntimo del demandante, sino que fueron tomadas en los alrededores de la casa donde sucedieron los hechos», y en este sentido insistió en que «el ejercicio del derecho a la información no legitima la publicación no consentida de la imagen del demandante en un ámbito ajeno a donde sucedieron los hechos», y dado que las imágenes estaban estrechamente ligadas al lugar de los «hechos noticiables», no era el caso del demandante.

Así lo ve el Tribunal Supremo

En consecuencia, el Tribunal Supremo estimó que existían argumentos sobrados para entender que, en este caso, el derecho a la libertad de información estaba por encima al del honor, la imagen y la intimidad. Todo lo contrario que en otras sentencias precedentes, en que la justicia sí estimó que la publicación de fotografías sin permiso de la persona retratada atentaba contra la protección de estos derechos, tipificados en el Código Civil. Los delitos contra ellos, por el contrario, están tipificados en el Código Penal.

Sobre el autor:

Javier Frances de Andres

Dejar un comentario