El cuarto de baño después del coronavirus

El cuarto de baño después del coronavirus

El cuarto de baño después del coronavirus, posiblemente, será la estancia del hogar que más cambie en los próximos años, confirma Xavier Torras, director de comunicación de Roca.

Aunque durante los últimos dos siglos los cuartos de baño y aseos, así como sus aparatos sanitarios y griferías, han tendido a especializarse en mantener la higiene de manera funcional.

Es posible que a medio plazo el cuarto de baño se convierta en un lugar fetén “para refugiarse del estrés diario”, valora este experto.

Varias encuestas realizadas, así parecen sugerirlo.

  • El primer lugar de la lista fue para un sistema de reconocimiento facial que ajustara automáticamente la temperatura y la presión del agua según el gusto personal.
  • El segundo lugar se trata de un espejo para peinar con facilidad la parte posterior del cabello.
  • El tercer puesto correspondió a un sistema de reconocimiento de voz que permitiera agregar champú, pasta de dientes, etc. a la lista de compras, conforme se agotaran.

Innovación

En el cuarto lugar, los usuarios apostaron por un simulador de realidad aumentada que mostrara cómo un peinado podría verse en la cabeza y proporcionara instrucciones.

En posiciones más retrasadas quedaron un secador de aire de cuerpo entero, así como un lavabo, inodoro y espejo de altura ajustable que se pudieran mover arriba y abajo en función de quién los estuviera usando (noveno puesto).

Espejos inteligentes

Los espejos inteligentes pueden controlar la frecuencia cardiaca o recordar los medicamentos que hay que tomar a diario.

Otra de las grandes tendencias es la sostenibilidad. Muchos fabricantes conciben el cuarto de baño del futuro como una estación de energía en miniatura capaz de tratar el agua y reutilizarla para distintos usos.

Resulta difícil de pronosticar si los cuartos de baño tenderán a ser más espaciosos o si incorporarán un mobiliario diferente.

Eficiencia energética

Lawrence Wright, un historiador del baño, asegura que a los pueblos se les conoce mejor por el uso que hacen del agua que por la utilización de la espada.

Resulta difícil pronosticar qué nuevas soluciones conquistaran el cuarto de baño o si, el coronavirus conllevará que empiece a ser habitual encontrarse a la entrada de las viviendas con una minúscula pica donde lavarse las manos.

Lo único seguro es que el cuarto de baño cambiará sustancialmente de usos y tenderá a convertirse en un espacio más personal donde relajarse y experimentar nuevas maneras de bienestar.

Fuente: El Confidencial

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario