El cine llegó a Madrid

El cine llegó a Madrid

Un 14 de mayo de 1896 el cine llegó a Madrid, cuando el joven francés de 25 años Alexandre Promio, fue enviado por los hermanos Lumiere para dar a conocer su invento en España en la planta baja del Hotel Rusia.

La primera película que se vio en nuestro país sería Salida de los obreros de la fábrica Lumiere en Lyon Monplaisir (Lumiere, 1895).

La sesión de la planta baja del Hotel Rusia duró solo 15 minutos y en ella se proyectaron diez películas, como La llegada del tren, El regador regado y Plaza del Puerto en Barcelona, la primera película rodada en España. 

Promio, como primer distribuidor de cine, previamente, se había ocupado de hacer un estreno para la prensa igual que ocurre hoy: el 13 de mayo invitó a personalidades del gobierno para dar a conocer su invento.

Aprovechar las fiestas del patrón supone una especial oportunidad para pequeños empresarios ambulantes que instalan su negocio en casetas, carpas o al aire libre.

Con el cinematógrafo no ocurrió así, pues se eligió una elegante sala en un hotel céntrico de Madrid. Por tanto, sus destinatarios eran la clase media-alta, empresarios y altos funcionarios. 

La peseta que costaba asistir a la sesión no estaba al alcance de la mayoría de los bolsillos; la entrada del teatro más caro, la Ópera, solía costar 50 céntimos. Y eran pocos los invitados, salvo alguna excepción. 

Al estreno del 14 de mayo asistió, un sacerdote: Mariano Díez Tobar, padre paúl, científico e inventor burgalés; había regalado sus apuntes a los hermanos Lumiere para construir su máquina tomavistas.

En agradecimiento, Promio invitó a Mariano Díez al estreno en el Hotel Rusia. este sacerdote aportó importantes ideas para construir la máquina de escribir. 

No patentó ninguno de sus inventos y daba muchas conferencias en universidades, gratuitamente. Todo un ejemplo de generosidad.

Otro acontecimiento importante fue la sesión privada que el técnico francés regaló, el 12 de junio, a la reina regente, los infantes y ministros.

Previamente, el sábado 6 de junio, la Infanta Doña Isabel había asistido de incógnito a una sesión pública y quedó tan impresionada que animó a su madre a solicitar una sesión privada para toda la familia real. 

Con estos espectadores, el cinematógrafo alcanzó el máximo reconocimiento en España.

Otro de los pioneros del cine fue Eduardo Jimeno, realizador de Salida de misa de 12 del Pilar de Zaragoza (1897), considerada como la película que inaugura el cine español.

Posteriormente, Jimeno abriría la barraca de la Plaza de Callao en Madrid, llamada Salón Videograph, a la que acudían los niños madrileños en los primeros años del siglo XX.

Más tarde continuó con la apertura de varios cines más.

Fuente: Yold Cultura

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario