Deducción por inversiones en empresas de nueva creación

Deducción por inversiones en empresas de nueva creación

La deducción por inversiones en empresas nuevas en las distintas declaraciones, es la deducción estrella introducida por el gobierno en su programa para incentivar la inversión.

Su objetivo no es otro que favorecer la inversión en empresas de nueva o reciente creación, fomentando así el espíritu emprendedor.

La aparición de los “Business Angels”

Los primeros Business Angels surgen a principios del siglo XX en la sociedad americana y tardan bastante tiempo en llegar los primeros profesionales en Europa y España.

«El «Business Angel» es un profesional que ayuda a cubrir la falta de financiación con la que se encuentran las empresas, (sobre todo en las fases iniciales) aportando su propio capital y esperando un futuro retorno«.

Empresas como Amazon, Skype, Starbucks o Google, contaron en sus inicios con el apoyo de estos profesionales.

El Gobierno español, aprobó el pasado año 2013, la deducción conocida como “Business Angels”, dentro de su programa para incentivar la inversión en nuevas empresas y empresas de reciente creación.

Esta novedad permite a los inversores obtener beneficios fiscales como ya se está haciendo en otros países del entorno europeo.

Estas deducciones están reguladas en la Ley de IRPF (art. 68.1 y D.A. 38.2ª), permite una deducción del 20 por ciento sobre las cantidades satisfechas en el ejercicio para la adquisición de acciones o participaciones de empresas.

La base máxima de deducción será de 50.000,00€ anuales y está formada por el valor de adquisición de las acciones o participaciones suscritas.

No obstante, la administración pública establece unos requisitos para acceder a la deducción.

Requisitos para acceder a la deducción a nivel estatal

Los requisitos exigidos, se aplican tanto a las propias sociedades como a los contribuyentes y son:

Sociedades

  • Tener forma jurídica de S.A., o  S.L. y no estar admitida a negociación en ningún mercado organizado. Este requisito deberá cumplirse durante todos los años de tenencia de la acción o participación.
  • Ejercer una actividad económica con los medios personales y materiales necesarios para el desarrollo normal de la misma. La actividad de la sociedad no podrá ser la gestión de un patrimonio, en ninguno de los periodos impositivos anteriores a la transmisión de la participación.
  • El importe de la cifra de fondos propios de la entidad no podrá ser superior a 400.000 euros en el periodo impositivo en que el contribuyente adquiera las acciones.

Contribuyente

  • Las acciones tendrán que adquirirse en el momento de la constitución de la sociedad, o cuando ésta haga una ampliación de capital dentro de los 3 años siguientes a la constitución. Deberán formar parte del patrimonio del contribuyente por un plazo de más de tres años, y menos de doce. Los socios pedirán a la Sociedad la expedición de un certificado acreditativo del cumplimiento de los requisitos para la mencionada deducción en IRPF. El certificado debe expedirse en el periodo impositivo en que se produce la adquisición del capital social. En Enero del año siguiente la Sociedad deberá presentar una declaración Informativa, (modelo 165) para comunicar a la Agencia Tributaria el cumplimiento de los requisitos, identificación de los accionistas a los que se les ha emitido dicho certificado, porcentaje del capital social y período de tenencia de la participación.
  • La participación del contribuyente no puede ser, durante los años de tenencia de la participación, mayor al 40% del total del capital social de la entidad.
  • No podrán tratarse de acciones o participaciones de una entidad a través de la cual se ejerza la misma actividad que ya se venía ejerciendo anteriormente con otra titularidad.

Requisitos en la Comunidad de Andalucía

Además si el contribuyente reside en la Comunidad Autónoma de Andalucía, podrá deducirse el 20% de las cantidades invertidas con el límite de 4.000 euros de cuota anuales. Siempre y cuando cumpla con los siguientes requisitos:

  • Forma jurídica de Sociedad Anónima Laboral (SAL) o Sociedad Responsabilidad Limitada Labora (SRLL).
  • La participación del contribuyente no puede ser, durante los años de tenencia de la participación mayor al 40% del total del capital social de la entidad.
  • Deberá mantener la participación un mínimo de tres años sin que exista límite máximo.
  • Por su parte, la entidad:
    • Ha de tener el domicilio social y fiscal en la Comunidad de Andalucía.
    • Que la actividad económica que desarrolle no sea la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario.
    • Si se trata de una constitución, ésta ha de tener al menos una persona con contrato laboral a jornada completa con alta en SS durante al menos 24 meses.
    • Si se trata de una ampliación de capital, la entidad ha de haber sido constituida en los tres años anteriores a la ampliación y su plantilla durante los dos años posteriores a la ampliación debe incrementarse respecto de la plantilla media que tuviera en los doces meses anteriores, al menos en una persona y mantenerse durante al menos otros 24 meses.

En el caso en que el contribuyente transmita acciones y opte por la aplicación de la exención, únicamente formará parte de la base de la deducción, la parte de la reinversión que exceda del importe total obtenido en la transmisión de aquellas.

En ningún caso se podrá practicar deducción por las nuevas acciones o participaciones mientras las cantidades invertidas no superen la citada cuantía.

Por | 2017-12-21T09:31:50+00:00 07/12/2017|Fiscal|0 Comments

Sobre el autor:

Aguera&Fuentes Abogados
En nuestro Bufete somos conscientes del esfuerzo que por parte de todos hay que hacer para acercamos a la excelencia en el trabajo, y que dicha excelencia, más que ser una cuestión inalcanzable, se nos presenta como un camino largo pero apasionante, de desarrollo personal de cada miembro del despacho al servicio de los demás, en concreto al servicio de nuestros clientes.

Dejar un comentario