Compramos lo que necesitamos

Compramos lo que necesitamos

La economía mundial se está tambaleando porque sólo compramos lo que necesitamos. Los efectos del coronavirus hace estragos en la cesta de la compra de los españoles.

El gasto en la cesta de la compra se incrementó en este período hasta un 25%, siendo los menores de 35 años los que más porcentaje de sueldo se dejaron en caja, hasta un 40% más durante aquella semana de saturación.

Durante los primeros días hubo una afluencia en tromba de clientes a las tiendas y compras masivas, movidos en algunos casos por la necesidad de abastecerse como consecuencia de la nueva rutina de teletrabajo.

En otros casos, la compra estaba relacionada a un temor injustificado al desabastecimiento, reflexiona Aurelio del Pino, presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES).

Esta situación disparó también el número de pedidos online, con páginas web como Carrefour y Mercadona colapsadas por usuarios a golpe de clic.

Tanto es así que la cadena valenciana tuvo que suspender la telecompra al no ser posible el compromiso con las entregas, confirma su departamento de comunicación.

Los supermercados, para dar respuesta a la demanda, decidieron comenzar a dar prioridad a primera hora de la mañana a personas del grupo de riesgo, con problemas de movilidad o personal sanitario.

Con el paso de los días la situación de las ventas se ha ido normalizado tanto en volumen como en el tipo de productos que conforman la cesta de la compra.

Es una situación compleja, los supermercados se están enfrentado a un número de peticiones tan grande que han tenido que redimensionar y reforzar todos sus procesos.

¿Qué compramos?

Los productos para bebés, artículos de limpieza y el hogar han registrado aumentos superiores al 40% por el confinamiento, refleja Kantar en su último informe.

El arroz, los frijoles, la comida enlatada y la pasta fueron las categorías que más crecieron, en comparación con su promedio.

El presidente de ACES opina que vamos a tener que acostumbramos a marchas forzadas a esta nueva normalidad de trasladar todo el consumo al súper.

Como aspecto positivo es interesante resaltar que hemos vuelto a entrar en las cocinas, recuperando algunas tradiciones culinarias como los platos de cuchara y apreciando la excelencia de nuestros productos.

El consumo se ha trasladado al hogar.

El comportamiento de compra difiere según se trate de presencial o a través de e-commerce, explica Cristina Oliete, gerente del Mercado Central de Valencia y coordinadora de la plataforma Mercados de España.

«Quienes acuden al mercado compran básicamente productos frescos: fruta, verdura, huevos, pollo, carne y pescado.

En la modalidad online se suele pensar ‘ya que hago el pedido’ aprovecho e incluyen en la lista otro tipo de productos (alimentación seca), como agua, leche, arroz y latas, productos gourmet e internacionales.

La experta apunta a esa nueva necesidad en los hogares de premiarse con menús diferentes, con la posibilidad de hacer viajar al paladar con ecos lejanos, y compran los ingredientes para elaborarlos.

Fuente: Expansión

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario