La restauración se coordina en proyectos para dar de comer a quienes más lo necesitan

La restauración se coordina en proyectos para dar de comer a quienes más lo necesitan

Cocinas que comparten causa en plena emergencia sanitaria por el coronavirus

“Es bonito ver cómo un sector que lo está pasando mal y al que le vienen tiempos muy difíciles decide actuar en vez de recrearse en lamentaciones”.

Así se refería a los restauradores Viqui Sanglas, cofundadora del mercado gastronómico All Those Market y una de las personas a las que desde el canal Comer de La Vanguardia se propuso arrancar conjuntamente Comer Contigo, una de las numerosas iniciativas que se han impulsado estos días para llevar comida a los grupos más desfavorecidos.

Otra de esas personas fue Lluis Prat, director comercial de Gramona, quien hoy no sólo está implicado en esta causa a la que su empresa también ayuda, sino que por su amplia experiencia solidaria y el conocimiento del sector gastronómico se ha convertido en uno de los enlaces entre los diferentes proyectos que están interconectados para ayudarse constantemente. “La capacidad de mover cosas todos juntos e ir a cubrir las necesidades sin dar rodeos es admirable”.

Comer Contigo ha servido desde el jueves más de 600 comidas a la fundación Arrels y está ampliando su campo de acción con Caritas o llevando comidas y cenas a un grupo de científicos que están encerrados en la Facultad de Medicina del Clínic investigando a contrarreloj en el coronavirus y coordinando la gestión de la crisis.

Fue una iniciativa que nació para canalizar la inquietud de varios chefs y la del propio equipo de La Vanguardia para hacer llegar alimentos cocinados adonde más se necesite. Y en ello trabaja un equipo de cocineros desde las instalaciones del grupo Goût Rouge, liderado por Romain Fornell, quien ha creado para este propósito la división Goût Rouge Contigo.

Con él preparan los platos cocineros de otros establecimientos como Quim de la Boqueria, La Mundana, Tandoor, Bacaro, entre otros que prefieren quedar en el anonimato y a los que llegan productos y servicios cedidos por firmas como Origens Casa Ametller, Compañía General Carnia, Garcia de Pou, Olis Bargalló y muchísimas otras.

Chefs preparan comienda en Casa Leopoldo para enviar a la fundación Arrels
Chefs preparan comienda en Casa Leopoldo para enviar a la fundación Arrels (Àlex Garcia)

“Mercabarna nos ofrece plátanos, piña, kiwis, manzanas, espárragos, tomates, alcachofas, patatas y pepinos. Me han dicho que en una furgoneta cabrían y que se han de recoger el martes”.

Es un mensaje parecido a tantos otros que circulan en los chats compartidos, en este caso entre Food For Good, Comer Contigo y World Central Kitchen , el gran proyecto del chef José Andrés que tras desembarcar hace unos días en Madrid lo hace ahora en Barcelona, capitaneado por Carles Tejedor.

“Hay mucha gente sola y muchas personas sin techo que no tiene recursos para comprar comida; esto irá a peor y no podemos esperar para actuar”

afirma Romain Fornell”, quien explica que ellos aportan lo que mejor saben hacer, que es cocinar y organizar la logística.

Hay que tener localizadas las necesidades en cada momento y trabajar conectados para ser más eficaces. Eso lo tiene clarísimo Francesc Terns, impulsor de Health Warriors, la primera de las nuevas iniciativas culinarias que afloró en Barcelona hace apenas doce días.

Nacieron con la idea de dar de comer al personal de los hospitales cuando “llevar comida a los sanitarios podía parecer un premio al esfuerzo brutal de esta gente, pero hoy ya no es un premio sino una necesidad para un colectivo en el que se están produciendo muchas muertes”.

El equipo de Health Warriors repartiendo comida en un hospital
El equipo de Health Warriors repartiendo comida en un hospital (Health Warriors)

Health Warriors surgió de su cabeza, después de pasar un par de días pensando cómo podía contribuir ante el desastre que apenas se atisbaba. Aún guarda el vídeo que grabó un amigo suyo el primer día en que salió con un coche a hacer el primer reparto y hoy el nombre de esta organización arrasa en las redes y han conseguido involucrar a más de un centenar de restaurantes de la ciudad.

“Creo que una de las claves fue el planteamiento inclusivo, abierto a todo tipo de negocios, porque para mí tan importante es el bar de la esquina como TelePizza , que nos da producto”.

La otra, añade, ha sido ver la respuesta en el rostro de los destinatarios. “Si nos hubiéramos limitado a dejar las raciones a un empleado de seguridad a la entrada de los hospitales no hubiésemos sentido esa inyección diaria de ánimos”.

Cuando Francesc abrió hace dos meses un pequeño negocio de cocina vegana para llevar, Mr. Green (no quiere publicitarlo y sólo da el nombre cuando se lo preguntamos) sin cargas de personal ni de local, porque alquilaba por horas unas cocinas, no imaginaba el vuelco que daría su vida y la de todos.

Si Health Warriors tiene un proyecto hermano es el que lidera Juan Manuel Umbert junto a un grupo de personas (entre ellas Eva G. Hausmann o Gemma Codina) que al trabajar en el ámbito de la gastronomía se encontraron con numeros proveedores a los que había quedado materia prima en sus despensas que podían ceder: se llama Food For Good BCN y cuentan con las instalaciones del amplio restaurante Tierra, junto al mercado del Ninot, que les ha cedido Guillem Mitats, y pronto recalarán también en el restaurante Agua.

Juan Manuel Umbert explica que colaboran estrechamente con Nutrición Sin Fronteras , que les facilitan el protocolo de seguridad de alimentos y analizan que los platos estén libres de patógenos y con la Fundación Espigoladors, empresa social que lucha por el aprovechamiento alimentario y la inclusión social y laboral de personas en riesgo de exclusión recuperando alimentos de los campos del sector primario .

Food for good haciendo un reparto de comida
Food for good haciendo un reparto de comida (Food for good)

Y si los Warriors fueron rápidos en organizarse, Food For Good crearon en 48 horas una red que implica a chefs, restauradores, dueños de locales o proveedores con un objetivo común: elaborar menús saludables para diversas entidades sociales, como la Fundació Lluis Companys, la Asociación Baluard, Arrels (a quienes Comer Contigo sirve la comida y ellos la cena), la comunidad de Sant Egidi o el colectivo Metzineres. “Acabamos de firmar un acuerdo con DKV Seguros para empezar a llevar la comida y la cena a casa de personas mayores que están solas y no pueden cocinar”.

El chef que mejor se mueve para abastecer comida en momentos de catástrofes es sin duda Jose Andrés, quien se crió en Catalunya y está afincado en Washingon.

El cierre estos días de todos sus establecimientos no le ha impedido seguir con su proyecto World Central Kitchen que está trabajando a la vez en Estados Unidos, Colombia, o Venezuela y que tras recalar en Madrid hace unos días llega a Barcelona, aquí bajo la coordinación de Carles Tejedor, quien trabaja desde Terrassa en las cocinas de Valors Food. “Coordinamos la logística con el Banc dels Aliments y el Ayuntamiento de Barcelona, donde necesitaremos más instalaciones si vemos que tenemos que crecer”.

Carles Tejedor en las nuevas oficinas de World Central Kitchen
Carles Tejedor en las nuevas oficinas de World Central Kitchen (CT)

Hoy miércoles sirven sus primeras comidas, 1.600, que irán de momento a un casal de Llacuna, y al SAIER además de con la Creu Roja de Terrassa y residencias de Mataró i Vacarisses. Explica Tejedor que a diferencia de las actuaciones habituales de World Central Kitchen en que soperan en lugares donde en plena catástrofe la gente está fuera de sus casas, al tratarse de una pandemia no hay nadie en las calles.

El chef explica que para la organización que lidera José Andrés lo prioritario son las sinergias, como las que en Barcelona ya ha establecido con proyectos como Food for Good o Comer Contigo, “a quien seguramente pediremos cocineros que lideren otros centros de trabajo”.

Por | 2020-04-06T16:05:27+00:00 06/04/2020|Hostelería|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario