Claves sobre el contagio por coronavirus

Claves sobre el contagio por coronavirus

En estos más de cinco meses desde su descubrimiento, multitud de investigadores a lo largo del planeta se han unido para un objetivo común: dar con las claves sobre el contagio por coronavirus.

Los frutos de este trabajo inundan los repositorios y revistas biomédicas: decenas de miles de artículos científicos se han publicado o prepublicado y cada día se suman cientos de artículos más.

¿Es suficiente la distancia de seguridad de 2 metros?

Según la OMS y otras autoridades sanitarias, no hay pruebas científicas de que el coronavirus se transmita por el aire en aerosoles más allá de situaciones muy concretas como en el ámbito sanitario.

En la absoluta mayoría de los casos, serían las gotitas de mayor diámetro las que provocarían los contagios al liberarse cerca de la persona infectada.

Estas gotitas, más grandes, no suelen ir más allá de 1 o 2 metros tras su liberación, ya que su peso hace que se depositen rápidamente en el suelo o en superficies.

Estudio científico

La realidad, sin embargo, es que están acumulándose estudios científicos que han observado contagios entre personas alejadas más allá de 2 metros en situaciones cotidianas.

Uno de los aspectos científicos más controvertidos en esta pandemia ha sido la capacidad de los aerosoles para infectar a personas por coronavirus.

Estas gotitas diminutas son capaces de flotar en el aire durante horas y también pueden ser arrastradas por corrientes de aire, lo que hace que la distancia de seguridad de 2 metros no sea suficiente para evitar su exposición.

De hecho, no contamos con evidencias científicas directas de que, al margen de pruebas médicas que producen aerosoles en abundancia, los aerosoles tengan capacidad para contagiar más allá de varios metros.

Sí que contamos con evidencias indirectas de brotes ocurridos a lo largo de estos meses con personas que se infectaron, a pesar de estar alejadas varios metros de la persona con coronavirus.

Estos brotes sugieren con fuerza la implicación de los aerosoles y suelen compartir varias condiciones: se dan en lugares cerrados, mal ventilados o con recirculación del aire.

Es posible que, en estas circunstancias, la acumulación de aerosoles en el aire sí pueda desencadenar contagios.

Ante estos hallazgos, diversos grupos de investigación han solicitado a instituciones sanitarias como la OMS que revisen sus declaraciones sobre la transmisión del coronavirus por el aire.

En conclusión, como explicaba el director de la OMS, «se necesita una comprensión clara sobre la actual transmisión de la COVID-19 y la gravedad del virus en niños».

La reapertura de los colegios en diferentes países como España quizás arroje luz en este asunto.

Fuente: El Confidencial

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario