Cambio climático y transporte: una afectación real

Cambio climático y transporte: una afectación real

¿Puede afectar el cambio climático al sector del transporte? La respuesta de los expertos es un sí rotundo. La única duda radica en saber si, desde las distintas administraciones, se habrá hecho lo posible para paliar los efectos en la medida de lo posible.

En Rosetta Advisor, tu buscador de despachos profesionales especializados por sectores y áreas de práctica, los conocemos al detalle y ponemos a vuestra disposición las últimas tendencias en cada uno de los sectores y sus subsectores. Encuentra a tu asesor especializado en nuestro buscador.

Los fenómenos meteorológicos extremos

Vayamos por partes. La afectación del cambio climático en el sector del transporte llega a través de los cada vez más frecuentes fenómenos meteorológicos extremos: huracanes, olas de calor, lluvias torrenciales, sequías,… Todos ellos afectan a la conservación de los pavimentos y el deterioro de las infraestructuras, a la movilidad por carretera y, como consecuencia de todo ello, a la seguridad vial, por lo que es aconsejable adaptar las infraestructuras para que los efectos de esas eventualidades sean los mínimos posibles.

Informe del Centro Común de Investigación

Así se reflejaba, por ejemplo, en un informe que data del 2012 elaborado por el Centro Común de Investigación (JCR), y que lleva por nombre ‘Impactos del Cambio Climático: el foco sobre las infraestructuras de transporte por tren y carretera’. Y otro informe, este del 2013, titulado ‘Necesidades de adaptación al cambio climático de la red troncal de infraestructuras de transporte en España’, desarrollado por el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, bajo la coordinación del CEDEX, el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas, llegaba a la conclusión que el transporte en España se vería afectado por una serie de impactos directos e indirectos sobre sus infraestructuras y su sistema de explotación. Estos efectos no sólo condicionarán el medio físico, sino que también influirán en la demanda futura de transporte, en los comportamientos de movilidad de viajeros y mercancías y en los patrones de elección de los modos de transporte.

El proyecto Weather

Más datos, en este caso los que aporta el proyecto Weather, financiado dentro del Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico, según el cual el coste estimado de los fenómenos meteorológicos extremos sobre el transporte y la movilidad por carretera en la Unión Europea es de 1.805 millones de euros al año, de los cuales el 80% corresponden a los daños sobre las infraestructuras.

En España, el Ministerio de Fomento está trabajando a fondo en esta problemática, que incluye afectaciones tan diversas como la exposición a precipitaciones extremas, a inundaciones, al aumento de las temperaturas e, incluso, a la subida del nivel del mar. Las directrices pasan por revisar la normativa y las recomendaciones de diseño de las obras de tierra, y por no descuidar las tareas de vigilancia y mantenimiento preventivo, así como por adaptar el diseño de las secciones y rehabilitación de los firmes al descenso de la precipitación media y al aumento de temperaturas máximas.

Hay, además, un protocolo de colaboración y trabajo conjunto con las instituciones de cambio climático, como el de la Oficina Española de Cambio Climático, que ya intervienen en el desarrollo del Plan Nacional en el sector de las infraestructuras de transporte. En este sentido, dicho plan tiene como prioridades identificar las secciones de la red troncal potencialmente más expuestas y recopilar información sobre el cambio climático y las inundaciones para la adaptación del diseño y el análisis de seguridad de infraestructuras sensibles.

Dejar un comentario