La hostelería abre las barras con muchas dudas

La hostelería abre las barras con muchas dudas

Distancia y seguridad. Bares y restaurantes pueden ya ocupar sus terrazas al 75% y volver a servir en la barra. Pero muchos prefieren esperar. El ocio nocturno volverá en unos días.

La hostelería abre las barras con muchas dudas

Son muchos los que estaban esperando poder volver a tomar un café o una caña en la barra de su bar de siempre. Y, en la teoría, a partir de hoy podrían volver a hacerlo. Pero, en la práctica, en muchos lugares deberán seguir esperando. Porque una cosa es lo que BOE propone y otra diferente lo que los afectados disponen. Asturias entra en la fase 3, que trae novedades para la hostelería: se puede consumir en barra siempre que los clientes guarden la distancia de seguridad; el aforo de las terrazas puede llegar al 75% y pueden reabrir con condicionantes los bares de copas y discotecas.

Lo de las terrazas está claro, pero ¿y las barras? No tanto. Muchos hosteleros no van a abrir. Fuentes de la asociación empresarial del sector admiten que hay muchas dudas, mucha incertidumbre. ¿Cómo vigilar que los clientes están en grupo o no? ¿Cómo señalizar los dos metros si dependen de los grupos que se formen? ¿Valdrá la pena tener que llamar la atención a algún cliente, llegado el caso? Son preguntas reales que hosteleros asturianos se hacían ayer.

Dicen que buena parte de la decisión depende del tipo del local, de las costumbres que tuviera su clientela. Y al final, como casi todo en la desescalada, de la responsabilidad individual. Por eso, mientras algunos se afanaban ayer en preparar, otros optarán por esperar al menos unos días mas.

Entre los primeros está Lucas Altamira. No podía ser de otra manera: su negocio, en Gijón, se llama Labarra. Dice que es «la seña de identidad» del local, que tan solo tiene dos mesas y que durante el confinamiento ha mantenido la actividad gracias al servicio de entrega a domicilio.

Así que, en su caso, confía en los clientes, que ve «muy concienciados». También en ese grupo está Bocaditos de Poniente, aunque en su caso tan solo vaya a poder acoger a unos pocos clientes en la barra. Todo es bienvenido. En el segundo grupo, establecimientos como Los Pomares, que no ve claro el funcionamiento de los límites en la barra.

En Avilés, en la zona de Sabugo, la cafetería El Coliseo considera este nuevo paso como «un alivio», teniendo en cuenta además que el local que regenta Óscar López «no tiene demasiado espacio para la terraza». El hostelero ha preparado la barra dejando los taburetes separados por dos metros y ha hecho un llamamiento «a la responsabilidad» de los clientes. También tenía todo preparado La Llosa, en la plaza de Carlos Lobo, cuyo propietario ha marcado la posición de los taburetes.

«Las expectativas son buenas»

Señala su propietario, Pablo Vega. Pero también hay quien no lo ve claro. Como el bar Theo, en la calle La Ferrería, que se mantiene cerrado aún al no disponer de terraza. De momento esperará al miércoles.

En Oviedo, Fernando Marrón ya lo tiene todo preparado en su barra de trece metros en el Enboga, cafetería de día y bar de copas de noche. «Hemos dividido la barra por zonas usando los expositores de bebidas y separado los taburetes de dos en dos con la distancia suficiente», explica. Pero advierte de que esta fase llega con dificultad añadida: el control del aforo, máxime cuando este jueves se reanude la liga de fútbol.

«El viernes juega el Real Oviedo y en el local solo podemos tener a 49 clientes, entre mesas y barra».

La situación le obligará a doblar el personal.

Aumentar el aforo

Por otro lado, el sector está a la espera de que el Principado aclare si va a hacer uso de su competencia para aumentar el aforo de los locales del 50% a dos tercios.

Respecto a los bares de copas y discotecas, que también pueden abrir, dice Ángel Lorenzo, portavoz del subsector en Otea, que lo normal es que la mayoría se empiece a preparar hoy para abrir el próximo fin de semana, aunque esperan que en estos días lleguen instrucciones más precisas.

Algunos ni siquiera abrirán. En Avilés, en la plaza del Carbayedo, muchos locales tienen permiso para abrir durante las noches como bares de copas, pero no abrirán al menos en el inicio de esta fase porque las restricciones no permiten sacar rentabilidad al negocio.

El propietario de Le Garage, explica que «es casi imposible en el mundo de la noche controlar los aforos, mantener una desinfección constante de los baños y vigilar que los clientes cumplan con las distancias de seguridad cuando están bebiendo alcohol y en un local con música». La misma opinión tienen en el local vecino Plazas, donde tampoco van a abrir.

Fuente: El Comercio

Por | 2020-06-10T08:36:09+00:00 09/06/2020|Hostelería|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario