Avalancha de datos en la Red

Avalancha de datos en la Red

El inicio del confinamiento produjo una avalancha de datos nunca vista en la Red. De un día para otro, millones de alumnos y profesores abrieron nuevos perfiles en las plataformas digitales.

La prioridad para los 17 Gobiernos autonómicos era replicar a toda prisa el aula en los ordenadores, lo de menos, la seguridad de esta ingente cantidad de datos.

Ante la avalancha de datos en la Red de nuevos usuarios, las plataformas digitales se saturaron y solo ahora recuperan poco a poco y sin colgarse la capacidad para responder a la demanda de 8,2 millones de estudiantes.

En esta nueva telerealidad, Google sabe qué alumno ha ido a clase y podría saber qué alumno da más problemas de puntualidad al ser contratado en una empresa.

Mientras, Alemania, Suiza y Noruega han regulado e investigan el almacenamiento de datos de menores en la nube. Las gigantes tecnológicos aseguran que no trafican con los datos.

La Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Andalucía, Madrid, Cataluña o Castilla La Mancha han desarrollado plataformas propias con desigual autonomía y seguridad.

El resto de regiones se apoya en exclusiva en las tecnológicas. El confinamiento ha espoleado a comunidades como Navarra, que generará ahora su propia plataforma.

Google y Microsoft aseguran que no tratan las reseñas personales y que cumplen con el Reglamento de Protección de Datos. Los centros tienen el control absoluto de los datos.

Microsoft asegura que mantiene esa misma línea altruista con su producto para centros educativos Office 365. La compañía está presente en una decena de regiones.

Mientras que Google Suite da soporte a siete comunidades, según los datos recopilados.

El Reglamento de Protección de Datos califica los datos de los menores como entre los más sensibles y especialmente vulnerables.

Los padres firman un consentimiento sobre el tratamiento de esta información, pero los expertos censuran que “nunca es libre” porque si se niegan, perjudican la formación educativa de sus hijos.

Las universidades llevan años apoyándose en los gigantes tecnológicos porque la calidad de su modelo es máxima y reproducirlo es inviable económicamente.

En España, los delegados de protección de datos de cada comunidad y del Ministerio de Educación no han elevado quejas a la Agencia de Protección de Datos por fugas de información o protestas de los padres.

Fuente: El País

Por | 2020-04-30T18:32:30+00:00 30/04/2020|Educación|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario