Aumentan los destrozos en los cultivos

Aumentan los destrozos en los cultivos

Con el confinamiento la gente sale a pasear y aumentan los destrozos en los cultivos de la huerta valenciana, según explica la Asociación Valenciana de Agricultores.

Se ha advertido que algunas personas están aprovechando sus paseos por la huerta para entrar en los campos de cultivo y cometer tanto robos de cosechas como destrozos, aumentando el destrozo de cultivo cada vez más.

Esta circunstancia que agrava la difícil situación que, ya de por sí, atraviesan miles de agricultores afectados por los problemas de comercialización derivados del estado de alarma.

La asociación apela a la responsabilidad y el civismo que sí cumple la mayoría de los ciudadanos que acuden de forma masiva a las áreas rurales, en busca de aire puro y un paisaje agrario idílico.

Desde este gremio quieren evitar los crecientes perjuicios que está provocando una minoría sobre los cultivos de temporada, principalmente cebollas, chufas, calabazas y patatas.

La organización alerta de pequeños hurtos, sobre todo en las hileras más cercanas a los caminos, e incluso pisadas y destrozos tanto de personas como de animales domésticos.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, afirma que los campos que hay al lado de la ciudad son una propiedad privada que todos debemos respetar.

Ahora más que nunca, se ha puesto de manifiesto la importancia esencial que tiene la agricultura y la necesidad de garantizar tanto una rentabilidad digna como un reconocimiento social de primera a los agricultores.

Puede parecer que robar cuatro cebollas o arrancar una mata de patatas no arruinará al agricultor, pero hay que pensar en las pérdidas sufridas a la larga que supone la repetición de esos pequeños hurtos a diario.

La asociación AVA-ASAJA agradece la campaña de información llevada a cabo por el Consell Agrari Municipal de València recordando a la sociedad las normas de respeto a cumplir en las zonas de huerta durante las rutas.

Esta iniciativa incide en que no está permitido llevar animales sueltos y no recoger sus excrementos, entrar a los campos, coger productos agrarios sin el permiso explícito y por escrito del propietario.

Los agricultores exigen un aumento de la vigilancia en los caminos rurales situados alrededor de la ciudad de Valencia, que mayor afluencia de gente registra en las franjas horarias establecidas para pasear.

La Ley de la Huerta no ha servido para mejorar las condiciones de los agricultores que preservan ese paisaje agrícola. Por el momento, la normativa no da compensaciones económicas brillan por su ausencia.

Fuente: Agroinformación

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario