Así será el colegio que plantea Celaá en septiembre: 20 alumnos por aula y sin mascarilla y sin distancias hasta 4º de Primaria

Así será el colegio que plantea Celaá en septiembre: 20 alumnos por aula y sin mascarilla y sin distancias hasta 4º de Primaria

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha cambiado de criterio y ahora prevé que en septiembre abran los colegios «con todos los alumnos». El Gobierno se ha relajado y va a permitir más laxitud respecto al comienzo del nuevo curso, después de que en la pasada Conferencia de Presidentes prácticamente todas las comunidades autónomas tacharan de «ocurrencias» los planes de la ministra y pidieran una reunión urgente para aclarar los términos del regreso a las aulas.

Ahora el Gobierno se excusa en que los niños no son tanta fuente de contagio como se pensaba y accede a que la distancia interpersonal entre los alumnos sea menor (1,5 metros) o incluso inexistente hasta 4º de Primaria, las ratios no sean tan bajas (hasta 20 alumnos por aula, cuando antes hablaba de 15) y no haya que llevar mascarilla constantemente.

EL MUNDO ha tenido acceso al protocolo sobre las Medidas de Prevención, Higiene y Promoción de la Salud frente a Covid-10 para centros educativos en el curso 2020/2021 y a la propuesta de Acuerdo para el inicio y el desarrollo del curso 2020/2021 que Celaá debatirá este jueves con las comunidades autónomas. Estas son sus novedades:

TODOS LOS ALUMNOS EN EL COLEGIO

«Estamos planteando una apertura de un curso bien organizado que abra las puertas para todos los alumnos. La pérdida de presencialidad genera más vulnerabilidad en los alumnos que tienen más problemas y buscamos la presencialidad como principal objetivo», ha recalcado este miércoles Celaá en una entrevista en la Cadena Ser.

Son palabras que contradicen lo que afirmó hace un mes, cuando dijo en 20 minutos que, si no hay una vacuna, «los centros tendrán la mitad de alumnado en las aulas«. «Si no hay un remedio, los centros tendrán que estar a la mitad de su capacidad. Eso obliga a que una parte de alumnos estén trabajando presencialmente y otra parte, telemáticamente», anunció entonces.

Ahora el escenario parece que no es tan malo como en mayo y el Gobierno accede a hacer «más flexibilidades», toda vez que asume que «no hay un impacto de tanta consideración en relación a los niños como transmisores del virus». Según datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, sólo un 1,37% del total de casos confirmados de coronavirus corresponde a población entre 0 y 19 años, recalca el Ministerio.

La vuelta en septiembre, ha prometido Celaá, se hará «de manera más abierta».»Se garantizará la asistencia presencial de todo el alumnado. Si fuera preciso priorizar la asistencia de parte del alumnado, por la evolución de la pandemia, se mantendrá la presencialidad en los niveles y etapas inferiores (hasta los 14 años)», dice el protocolo de 26 páginas.

175 DÍAS

El curso «comenzará en las fechas habituales del mes de septiembre y seguirá unas pautas temporales similares a otros cursos académicos». Habrá 175 jornadas lectivas, aunque se permite adaptar «su aplicación en los centros educativos a las circunstancias concretan que puedan producirse».

RATIOS MÁS AMPLIAS

Celaá y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, prevén cambios en el protocolo respecto a lo inicialmente previsto: se podrán contemplar ratios de 20 alumnos por aula (antes se hablaba de 15). En concreto, contemplan que de Infantil hasta 4º de Primaria haya grupos «estables» de alumnado «idealmente con 15» personas y «un máximo de 20». «En esa burbuja o en ese módulo pueden moverse con tranquilidad sin necesidad de guardar las distancias de metro y medio», ha dicho Celaá en La Sexta.

MENOS DISTANCIA EN LOS PEQUEÑOS

Los alumnos de Infantil a 4º de Primaria pertenecientes a estos grupos reducidos «pueden socializar sin mantener la distancia interpersonal de forma estricta, ya que es un grupo de convivencia estable», dice el protocolo. » Estos grupos de convivencia estable deberán evitar la interacción con otros grupos del centro educativo, limitando al máximo el número de contactos, lo que hace que no sea necesario mantener la distancia interpersonal de forma estricta. Esto posibilitará, además, el rastreo de contactos rápido y sencillo en el supuesto de que se diera algún caso», defiende el protocolo.

SIN MASCARILLAS

Respecto a la mascarilla, en Infantil no será obligatoria y de 1º a 4º de Primaria «tampoco será necesario su uso si se está con el grupo estable de convivencia», aunque, si se sale del mismo, «se deberá llevar puesta cuando no se pueda mantener la distancia de 1,5 metros».

LOS MAYORES, SEPARADOS A 1,5 METROS

En 5º y 6º de Primaria, Secundaria y Bachillerato, los espacios se reorganizarán de forma que se cuente con una separación de al menos 1,5 metros entre las mesas y entre los alumnos.

«Adicionalmente a dicha distancia de seguridad, se podrán incorporar elementos efímeros (mamparas, paneles, etcétera) que faciliten la separación entre el alumnado asegurando, en todo caso, una ventilación adecuada y su correcta limpieza», añade el documento, que establece que en todas las etapas «se priorizarán los espacios al aire libre para la realización de las actividades educativas y de ocio, en lugar de los cerrados».

…Y CON MASCARILLA SI SE JUNTAN

Para los alumnos a partir de 5º de Primaria, «el uso de mascarilla será obligatorio cuando no se pueda mantener una distancia interpersonal de 1,5 metros». «No será necesaria cuando estén sentados en sus pupitres a una distancia de al menos 1,5 metros». La normativa actual obligaba a su uso en todos los casos en que no se pueda guardar la distancia de seguridad de dos metros. Recomiendan la mascarilla de tipo higiénico y, siempre que sea posible, reutilizable.

ESPACIOS ALTERNATIVOS

El Gobierno prevé habilitar espacios alternativos en los centros educativos, como gimnasios, bibliotecas, salas audiovisuales o salas de música.

MAMPARAS EN CONSERJERÍA

En los espacios de atención al público se puede colocar una mampara o cristal para posibilitar la atención con mayor seguridad.

POSIBLES CASOS

Si un alumno presenta síntomas, se llevará a un espacio separado de uso individual, se le colocará una mascarilla quirúrgica (tanto al que ha iniciado síntomas como a la persona que quede a su cuidado) y se contactará con la familia. Se debe llamar al centro de salud o al teléfono de referencia de su comunidad. Si los síntomas son graves o presenta dificultad respiratoria, se llamará al 112. Salud Pública será la encargada de la identificación y seguimiento de los contactos, según el protocolo de vigilancia y control vigente en la comunidad autónoma correspondiente.

RECUPERAR LO APRENDIDO

«Los centros educativos adaptarán sus programaciones didácticas con el fin de recuperar los aprendizajes imprescindibles no alcanzados y permitir al alumnado el logro de los objetivos previstos», dice la propuesta de acuerdo. Las CCAA tendrán que orientar a los colegios y a los profesores para realizar esta adaptación para que los alumnos recuperen lo que no han podido estudiar este año. Celaá dice que el currículo debe reducirse para que no haya tantos contenidos como hasta ahora.

BRECHA TECNOLÓGICA

«Las administraciones educativas adoptarán medidas orientadas a la reducción de la brecha tecnológica y la limitación de sus consecuencias», dice la propuesta de Celaá a las comunidades autónomas, que insta a prestar «especial atención» para dotar de dispositivos electrónicos, conectividad y acceso a plataformas digitales a todos los centros educativo y formar a los profesores para la utilización de dichos recursos.

Fuente: El Mundo

Por | 2020-06-12T08:47:40+00:00 11/06/2020|Educación|Sin comentarios

Sobre el Autor:

José Pedro Martín Escolar
Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Fiscal y Abogado colegiado. Más de 15 años de experiencia en la dirección de Despachos Profesionales. Inversor en startups tecnológicas y fundador de Rosetta Advisor y del Centro de Innovación de Despachos Profesionales.

Deja tu comentario